Convento emerge de las aguas en Chiapas

Debido a las sequía se ha podido apreciar el antiguo Convento de Santiago Apóstol, estructura barroca del siglo XXI sumergida desde 1966

Los habitantes de Apicpac, en el estado de Chiapas se han sorprendido pues jamás el nivel del agua había bajado tanto en la presa Malpaso, todo esto es debido a la sequía.

En consecuencia del fenómeno se ha podido apreciar el antiguo Convento de Santiago Apóstol, estructura barroca del siglo XXI sumergida desde 1966.

Lo increíble es que la fachada todavía se encuentra en buenas condiciones a pesar de haber estado décadas bajo el agua.

Antonio González Hernández recuerda que hace 59 años el mundo se vino abajo para los habitantes del pueblo de Quechula, con la noticia de que ahí se construiría una de las hidroeléctricas más grandes de México, la central Nezahualcóyotl, mejor conocida como presa Malpaso cuya construcción terminó en 1966.

Los pobladores se vieron obligados a buscar otro lugar donde habitar para poder estar fuera del alcance de las aguas. Hasta la fecha el monumento histórico se resiste a caer en su totalidad a pesar del azote de las fuertes corrientes e incluso de los temblores que se han presentado en el lugar.

Desafortunadamente en el terremoto del 7 de septiembre de 2017 tres de sus paredes de 50 centímetros de grosor se derrumbaron.

Según la versión de Antonio González Hernández el antiguo convento, conocido como "la ruina", solo se puede ver de febrero a mayo ya que después se vuelve a esconder bajo el agua en la época de lluvias de junio a diciembre.

También comentó que el lago artificial se está secando porque se hará limpieza en las turbinas de la central de Malpaso, en consecuencia las aguas han bajado 69 metros.

Con respecto a la sequía esto ha afectado a varios lancheros que practican la pesca.

También te puede interesar: Pierden la vida monos aulladores por sequía

"Las jaulas han quedado secas, al paso de las lanchas han salido muchos troncos que han golpeado los motores”, expresa Osiel Álvarez Hernández, un joven que ha vivido toda su vida a orillas del río

“Ha bajado mucho el nivel del agua; ha bajado como unos 40 metros de donde estaba. También nos está perjudicando porque el ganado toma agua de la presa y hay ganado que se estanca porque quedó la tierra muy falsa”, indica.

Cargando