La historia de Anna Sorokin: presumía falsa vida de millonaria en Instagram

Anna Sorokin tenía vida de socialité en Instagram pero detrás de sus fotos escondía grandes fraudes

La ambición de Anna Sorokin por alcanzar los altos círculos de la sociedad de Nueva York está por sumirla en la cárcel. La joven de 28 años retrató su vida en Instagram como la de una millonaria que realizaba viajes costosos y se hospedaba en hoteles de lujo, aunque en realidad no podía pagar nada de ello.

La joven ha sido declarada culpable por varios fraudes al apropiarse de 275 mil dólares (5 millones 202 mil pesos al cambio actual) sólo con engaños.

Al hacerse pasar por Anna Delvey, la supuesta heredera de una fortuna de 67 millones de dólares pudo vivir en hoteles de 5 estrellas que nunca pagó, vestir con ropa de diseñador, entrar a fiestas exclusivas, viajar en jets provados y dar generosas propinas por 100 dólares (1,891 pesos al cambio actual).

Ahora podría enfrentar una condena de 15 años de prisión.

 

> Estrella de Facebook "Bikini Hiker" pierde la vida congelada en la montaña

ANNA DELVEY Y LA RED DE MENTIRAS QUE LA CONVIRTIÓ EN SOCIALITÉ

En realidad ella es hija de un ruso ex chofer de camiones que se mudó a Alemania cuando ella tenía 16 años.

Sorokin usaba fondos fraudulentos para pagar sus cuentas. Con cheques sin capital movía el dinero entre sus cuentas en distintos bancos y retiraba el dinero antes de que los cheques rebotaran.

Tenía planes de crear la Fundación Anna Delvey, un club privado de arte en Manhattan, por lo que solicitó un crédito de 22 millones de dólares (416 millones 220 mil pesos mexicanos al cambio actual). Su petición fue rechazada pero aún así obtuvo como adelanto 100 mil dólares (1 millón 891 mil pesos al cambio actual).

 

Rachel Williams, editora de fotos de la revista Vanity Fair, también fue de las más perjudicadas víctimas. Sorokin la invitó a una villa de lujo en Marrakech de 7 mil dólares (132 mil pesos al cambio actual) la noche. Ella dijo que le pagaría todo, pero luego le hizo pagar la cuenta porque su tarjeta había sido rechazada prometiéndole que le devolvería el dinero a su amiga.

Toda la evidencia recopilada demostraba que falsificó estados de cuenta y transferencias bancarias, documentos de identidad y hasta inventó a dos supuestos contadores.

Ahora está por definirse la condena que recibiría tras estafar hoteles, bancos y amigos. Su historia ha causado tanta intriga que estará en los catálogos de Netflix y HBO.

Ver esta publicación en Instagram

main snack here is obv me @beardfoundation

Una publicación compartida por Anna Delvey (@theannadelvey) el

Cargando