Viven ciudadanos "viacrucis permanente" fuera de Palacio Nacional

En espera de la llegada de la 4-T a sus demandas permanecen en tiendas de campaña.

Con la esperanza de que les den una audiencia con el presidente Andrés Manuel López Obrador para atender sus demandas y puedan recibir los beneficios de la Cuarta Transformación, integrantes de organizaciones campesinas, ciudadanas y de derechos humanos así como simpatizantes del Presidente viven su propio viacrucis fuera del Palacio Nacional.

Alejo Rojas mejor conocido como "El Viejo Rojas" tiene su campamento "Por la Dignidad y la Justicia" el viene de la comunidad del "El Camarón" en Oaxaca, quien junto con un grupo de campesinos desarrollaron un proyecto acuícola de cría y engorda de mojarra tilapia, pero El Viejo Rojas fue encarcelado por dos años injustamente; está aquí desde el mes de mayo del año pasado protestando en el Zócalo.

Rosa Rojas, hija de Don Alejo, explicó que se plantaron en el Zócalo pidiendo ser recibidos por el presidente para que a su padre le paguen daños materiales y morales por el encarcelamiento.

"No hemos recibido ninguna respuesta hasta ahorita por parte del Andrés Manuel".

También está Magdalena Cárdenas proveniente de Salamanca, Guanajuato, quien desde el 2 de diciembre está en plantón, y desde entonces pide justicia al Presidente para que se revise su juicio que interpuso sobre un pagaré que no le ha sido liquidado pagado.

Alejandro Moreno de Hermosillo, Sonora, se encuentra instalado fuera de Palacio Nacional desde el 16 de febrero para pedir la intervención de López Obrador en una demanda laboral para que ésta sea debidamente atendida y con transparencia por el Poder Judicial ya que el fallo emitido no le fue favorable.

"El presidente le debe hacer justicia al pueblo, si bien es cierto que nos ofreció que iba a barrar las escaleras de arriba abajo, lo cierto es que el pueblo está en el último escalón de aquí que el presidente baje barriendo esa impunidad y corrupción, el pueblo se está cansando", aseveró Alejandro Moreno.

También hay quien afirma haber sido preso político como Julio César Núñez Delgadillo quien lleva 33 días en huelga de hambre y ha instalado su protesta a un lado de la puerta principal del Palacio Nacional pidiendo la reparación del daño por su encarcelamiento.

Está el asunto de Julián García quien tiene 40 años pide el apoyo del mandatario Nacional para que le extienda una carta y pueda ingresar a la Guardia Nacional, aunque al parecer está no sea la vía adecuada para acceder a la recién creada corporación.

En otro casa de campaña nos encontramos a Grisel Pérez Rivera, de Tlalmanalco, Estado de México, quien a través de su asociación "La cabaña de la sabiduría" pide recursos del gobierno para instalar un refugio de género, aunque el Presidente haya dicho que ya dará recursos a organizaciones ciudadanas sino directamente a la gente que se pretende ayudar.

También y desde poco más de tres semanas se instaló un plantón del "Movimiento Campesino Independiente" del estado de Chiapas; Carlos Jiménez Escobar explicó que su manifestación se debe a que el pasado 15 de marzo sufrieron el desalo de unos predios ubicados en el municipio de Tuxtla Gutiérrez, al no contar con las escrituras de éste las autoridades del gobierno utilizaron la fuerza pública para expulsarlos del lugar.

Piden al presidente se instale una mesa de diálogo en el estado de Chiapas para que se revisen los temas agrarios.

"Sino recibimos una respuesta por parte del Andrés Manuel vamos a permanecer en plantón y traeremos a los compañeros desplazados para que vivan afuera del Palacio Nacional. Se supone que este gobierno de la cuarta transformación era a favor de los pobres", manifestó esperanzado Jiménez Escobar.

Todos estos inconformes ya acudieron a la oficina de Atención Ciudadana de la Presidencia de la República solicitando una audiencia con el titular del Ejecutivo Federal, pero hasta la fecha no han recibido ninguna respuesta formal de cuándo les darán una cita con el creador de la Cuarta Transformación.

Cargando