¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

No hagas del intercambio de regalos una pesadilla

¿Se acerca tu intercambio de regalos? Esto es lo que NO debes regalar

Una de las más añejas y estresantes tradiciones navideñas es el intercambio de regalos. Ya sea en la oficina, con la familia o amigos, este momento nos provoca dolores de cabeza porque siempre es difícil elegir un obsequio que le guste a quien lo recibe y que nos haga quedar bien.

¡No te quemes en la fiesta de fin de año de la empresa!

A veces por querer ser graciosos u originales, terminamos incomodando a quienes participan en el intercambio. Estos son algunos regalos que debes eliminar de tu lista:

- Ropa interior y accesorios íntimos

Sólo si el intercambio es temático y todos están de acuerdo, se permite obsequiar calzones y lencería sexy. Si no es así, evítalo. Nadie quiere pasar la vergüenza de mostrar tangas o boxers en público, menos aún juguetes sexuales. Además, se puede malinterpretar como un mensaje de coqueteo inapropiado.

- Libros de autoayuda

¿Qué pensarías si alguien te da un libro titulado “Creatividad para dummies” o “¿Cómo vivir libre de alcohol? Seguro creerás que te perciben como alguien cero creativo y alcohólico. Es mejor no dar pie a mensajes poco claros aunque tus intenciones sean buenas.

- El Roperazo

¡En serio, nadie quiere las carpetas que te dio tu tía! Está bien reciclar, pero cuando se trata de un intercambio, hay que echarle ganas. No saques el suéter que nunca te pusiste, la corbata con flamingos rosa mexicano o peor aún, algún obsequio que el año pasado te dio alguien que participa en el mismo intercambio.

- Artículos religiosos

Si tu abuelita siempre ha querido una imagen de la Virgen de la Macarena, está bien que se la obsequies en navidad. Pero en general, no hay motivo para que una biblia o cualquier objeto religioso sea parte de un intercambio. Las personas se sentirán incómodas y hasta ofendidas, como si las estuvieras señalando por la religión que profesan.

- Cupones de descuento

Tacaño, marro, avaro, agarrado, mezquino, pichicato y todos los sinónimos que te imagines, llegarán a la mente de quien reciba un cupón de descuento para lo que sea. La situación empeora si es para alguna actividad que no le interesa a la persona, como “50% de descuento en clases de flamenco” para la directora de finanzas de la empresa. Este regalo es un NO rotundo.

Cargando