¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

¡No te quemes en la fiesta de fin de año de la empresa!

La emoción puede hacer que las cosas se salgan de control

Por Liliana Cornejo

Ha llegado esa maravillosa época del año en la que la agenda se llena de eventos y no puede faltar la tradicional fiesta de fin de año de la empresa. Sabemos que es el momento en el que convives con tus compañeros de trabajo y, en algunas ocasiones, la emoción puede hacer que las cosas se salgan de control.

Para evitar que seas la comidilla de la oficina durante el 2018, aquí algunos consejos:

- Sé puntual

Muchas veces el mismo trabajo impide que puedas llegar al evento a la hora indicada, sin embargo, trata de estar a tiempo porque esto te da la oportunidad de conversar con directivos y compañeros de forma relajada, previo al ambiente festivo.

- Viste adecuadamente

Revisa si existe código de vestimenta y usa prendas acordes a él. En caso de que no sea tan específico, elige algún atuendo especial y cómodo con el que te veas bien, recuerda que es la imagen laboral que vas a proyectar. Evita lucir muy llamativo o atrevido, las camisas animal print , los escotes exagerados, las minifaldas que parecen cinturón y los pantalones de cuero, se quedan en el closet.

- No comas en exceso

Nadie quiere ser recordado como el que pidió doble ración y hasta pidió para llevar, o el que dejó sin botana a todos los que compartían mesa. Así que come con moderación

- Controla tu consumo de alcohol

Llegamos al punto más importante de la fiesta: el alcohol. Cuando las personas beben demasiado pueden perder el control y desinhibirse a tal grado que su comportamiento incomode a los asistentes. El hecho de que haya barra libre no significa que bebas como si no hubiera mañana. Consumir uno o dos tragos durante el evento es lo correcto.

- No acoso, no critico, no me hago el chistoso

Sabemos que tienes una vena cómica, que eres la más sensual de la oficina y conoces los secretos más oscuros de tus compañeros de trabajo, pero la fiesta de fin de año de la empresa no es el lugar adecuado para contar chistes obscenos, intentar seducir a la contadora o al abogado, ni para señalar el romance de la diseñadora con el de ventas. Sé educado y convive sin alterar el orden.

- Evita hablar de trabajo

No alardees de tus logros, puede ser molesto para los demás y tal vez te califiquen como petulante, vanidoso e insufrible. Tampoco des cátedra de cómo dirigirías la empresa o señales los defectos de los directivos. Y no, este no es momento ni lugar para pedir un aumento de sueldo.

- No seas el último en salir

Disfrutar la fiesta no quiere decir que debas irte hasta que los meseros estén recogiendo las sillas. Si tienes que trabajar al día siguiente, sé responsable y vete a una hora sensata que te permita descansar y cumplir con tus deberes. Eso será bien visto por los jefes.

¡Ahora sí, a divertirse!

Cargando