¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Salud

Cómo bajar de peso sin dieta

Te explicamos en sencillos pasos qué hacer para bajar de peso sin dieta ni sacrificios

Cómo bajar de peso es una de las constantes que preocupa a las personas, ya sea por salud o por verse bien, sin embargo, todos asocian esto a dietas restrictivas que alentan el metabolismo, no lo aceleran.

Al hacer dieta el cuerpo envía una señal que dice “tengo hambre.” Y, en respuesta, el cuerpo alenta el metabolismo para acumular y hacer rendir la energía, de acuerdo al sitio EME de Mujer.

A consecuencia de lo anterior y por la deficiencia de alimento, se empezará a quemar músculo y no calorías, lo cual aventaja a la grasa visceral. El metabolismo se hace más lento y la grasa se acumula en el cuerpo.

Estos son los pasos para bajar de peso:

Un metabolismo acelerado

El metabolismo es el ritmo que utiliza el cuerpo para quemar energía de las calorías de los alimentos. En la adolescencia, el cuerpo quemaba rápidamente las calorías. Pero el ritmo metabólico disminuye un 2% cada 10 años a partir de los 20s, es justo cuando se comienza a convertir la energía que no se ocupa en grasa.

El músculo es mucho más activo metabólicamente que la grasa. Entre más músculo se tenga, más calorías se queman. Y si se activan esos músculos a través de la actividad física, la quema de grasa puede durar hasta 24 horas.

No saltarse comidas

Según un estudio en la Universidad de Massachusetts, las personas que se saltan el desayuno tienen 4 veces más probabilidades de ser obesos. Lo ideal es desayunar proteína y grasas saludables como: huevos, yoghurt griego, mantequilla de maní o leche. Entre más proteína se consuma, más lleno te sentirás.

Tomar mucha agua

En los últimos 30 años se duplicó el número de calorías que comemos. ¿Por qué? Porque se deja de tomar agua y se consume refrescos o bebidas azucaradas. Lo malo del refresco es que no es agua, sino grasa líquida.

Elige un plato más pequeño

En los últimos años se comprobó que los efectos de los contenedores que guardan la comida y bebidas son más grandes, entonces se come y bebe más. Lo malo de esto es que ya se volvió una costumbre, así que eliminar el hábito será más difícil. Lo ideal es controlar lo que se come (y cuánto) y dónde lo colocas.

Cargando