¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

¿Odias a los impuntuales? Edúcalos... a tu forma

Estos consejos te ayudarán a corregirlos

¿Te consideras puntual y estricto con el tiempo? Felicidades. Es un hábito que lamentablemente más de la mitad de la población del mundo no desarrolla.

No es un tema genético, así que los impuntuales pueden reeducarse, sin enojos y gritos.

Límites:

Es muy importante que pongas límites y que establezcas tiempo de espera. Si dices diez minutos, solo espera ese tiempo y vete. Así el impuntual sabrá que no estás jugando.

Llama un día antes:

Hoy es muy sencillo mandar un mensaje, pero es importante que el impuntual se comprometa y escuche la sentencia de tu boca. "Solo te espero diez minutos, de lo contrario me iré". Una llamada lo compromete más.

Directas, muy directas:

El impuntual necesita anclas que le recuerden que debe cumplir y respetar el tiempo de los demás. Obséquiale una agenda, una tarjeta para que baje apps o un reloj con múltiples alarmas. No bromees con el tema, dile que lo ayudarás a ser puntual.

Pregunta ‘¿Qué ocurre?’

El diálogo es básico con un eterno impuntual. Pregunta qué pasa y cómo distribuye su tiempo. Ofrece citas con él o ella en horarios que pueda cumplir con las citas.

Pon en la mesa incentivos:

Es importante que entre tus colaboradores, amigos o pareja des incentivos cada vez que sume 21 días de puntualidad. De esta forma sabrá que obtiene algo más cuando tiene buenos hábitos.

No te pelees, educa al impuntual. Es un hábito que se puede desarrollar. Nadie es perfecto pero se vale respetar el tiempo de los demás.

Cargando