Escucha ahora

Noche W


W Radio

Sociedad

Conoce a la Dra. Clamato, la única ‘cura crudas’ de México

Esta es la mujer especializada en aliviar resacas

La cruda es sin duda lo peor que podemos sentir después de una larga fiesta, y hacemos todo lo posible para que se nos quite antes de que se convierta en una terrible agonía. El restaurante Mariscos Villa Marina ubicado en la Zona Río de la ciudad de Tijuana tiene a la única crudóloga de México, la doctora que se dedica a curar resacas.

La Dra. Clamato tiene el tan humano propósito de ayudar a aquellos que sufren las consecuencias de los excesos del alcohol, al estilo en que las enfermeras curaban las heridas de los soldados durante la Segunda Guerra Mundial. Con una vestimenta de bata blanca de médico y un estetoscopio, esta mujer cuenta con un botiquín de auxilios lleno de licor, mariscos, cerveza, Clamato, tequila, vodka, hielos, limones y condimentos, el cual ella garantiza que alivia el sufrimiento de la cruda en un santiamén.

Cuando una persona llega al restaurante sufriendo una épica resaca, ¿qué es lo que le suministra de emergencia para estabilizarla?

Una bebida con Clamato, mariscos, hielo, sal, pimienta, salsa inglesa ―elaborada con jarabe de maíz, pimientos, salsa de soja, tamarindo, anchoas, cebollas, chalotas, clavo de olor, ajo y fermentado en vinagre. Salsa Tabasco, salsa negra (secreto de la casa), gotas de limón y chile en polvo en un vaso escarchado con sal. Además, una rama de apio y una banderilla de tamarindo con chile. ¡Ah, se me olvidaba! y un saladito. Ciruela deshidratada en sal, limón y agua, ese le da un toque especial. Y si el "herido" no quiere más alcohol por el momento, le sirvo una rusa, que se prepara con agua mineral, limón y mucho hielo en un vaso escarchado con sal. Con eso se tranquilizan y dejan de temblar.

¿Cómo se prepara para atender a sus "enfermos" de cruda que, por lo que veo, son bastantes?

Una noche antes dejo reposando 200 litros de Clamato preparado con salsa Tabasco, elaborada con chile tabasco, vinagre, agua y sal de la isla Avery, reposada en barricas de roble blanco. Sal, pimienta y salsa inglesa y sazonador. En la mañana, apenas llego, me dan el jugo de limón recién exprimido y los mariscos. Monto mi carrito con mariscos, cervezas, tequila, vodka, hielo, pulpa de mango y todos los condimentos necesarios.

En su opinión, Crudóloga, ¿cuál es el licor que mejor combina con el Clamato?

En mi caso la mejor bebida curacrudas es Clamato con vodka, yo así me curo la cruda. El vodka no te llena tanto el estómago como la cerveza. El vodka te conecta poco a poco de nuevo con la borrachera y no te das cuenta, pasas de un terrible estado a uno más placentero.

¿Qué consejo les daría a esas personas que siempre están crudas?

Para empezar, entre más personas crudas mejor para mí (risas). Estoy muy satisfecha con mi trabajo. Los clientes desde que entran al restaurante muy crudos me hablan: "Doctora, necesito ayuda", con esas palabras ya sé que vienen muy mal, tirando la toalla, como se dice. Como cantaba Antonio Aguilar: "Ay diosito si borracho te ofendí, en la cruda me sales debiendo". Me da mucho gusto que vengan crudos.

¿Qué le dicen los pacientes que logra curar de una terrible resaca?

Me agradecen bastante, siento que me lo dicen de corazón. Hasta la fecha nadie se me ha desmayado. Lo que sí es que al final se van muy felices y contentos. Una vez una mujer me abrazó muy fuerte, hasta pensé que rompería en llanto. La cruda es tremenda, a veces sientes que te mueres y quieres tirar la toalla y rendirte, pero para eso estoy yo aquí, para apoyar a las personas en esos momentos difíciles, que pueden ser todos los días.

Lee la entrevista completa en Munchies.