¿Cómo saber si tu hijo sufre retraso o trastorno en su desarrollo?

Mariana Leñero, neurolingüista y psicopedagoga resuelve dudas acerca del crecimiento de los bebés

Es normal que la preocupación por el desarrollo de tu hijo incremente cuando no ha realizado acciones que ya tendría que hacer, pero debes de identificar cuál es la diferencia en que solo se trate de un retraso y no de una problema de salud.

Es un retraso cuando tarda un poco más en dominar esa habilidad que el resto, pero al final lo consigue, pero si ya pasó un tiempo considerable y sigue sin hacerlo podría tratarse de un trastorno. Sin embargo, es difícil de identificar si el niño es menor de 5 años.

Te presentamos las habilidades que sirven como parámetro: 

1) Cognitivas: son las que usa para pensar, resolver problemas, hacer juicios e incluye los aprendizajes de lectura, escritura y lectura.

De 0 a 2 años, ponen atención en los rostros para después reconocer, muestran curiosidad y pueden entender y seguir instrucciones.

A partir de 3 años, aumenta su vocabulario y construye frases más largas, aprende a contar.

2) Sociales y emocionales: adquiere la capacidad para relacionarse y controlar las emociones, capacidad de juego, de sentirse seguro, hace berrinches y puede trabajar con otros.

De 0 a 2 años, sonríe como forma de respuesta y reacciona al consuelo por otras personas que no son su familia.

A partir de 3 años, deja de hacer berrinches y poco a poco desarrolla tolerancia, es capaz de expresar sus sentimientos y empieza a encontrar afinidad con otros niños.

3) Del habla y lenguaje: le permiten entender el lenguaje, comunicar sus ideas y comprender lo que dicen los demás. 

De 0 a 2 años, el niño balbucea y gorjea, entiende lo que se dice y se expresa con palabras cortas como: dame y más.

A partir de 3 años: utiliza las palabras correctamente.

4) Motoras gruesas:  se trata de las que necesita para los movimientos básicos e implica a los músculos grandes.

De 0 a 2 años, sostiene el cuello, se sienta y puede pararse por sí mismo.

5) Habilidades motoras finas: son las habilidades de control particularmente con las manos.

De 0 a 2 años, agarra la comida y se la lleva a la boca, forma torres y dibuja.

A partir de 3 años se viste solo y empieza a escribir.

Cargando