CON MARTHA DEBAYLE

La activación de las heridas de la infancia en confinamiento

Cómo las heridas de la infancia pueden estarse activando durante este aislamiento, cómo identificarlas, por qué justo ahora, y cómo salir bien librado

Anamar Orihuela, psicoterapeuta, conferencista, tallerista, escritora. Fundadora de la clínica HERA y creadora del método HERA. Ha creado he impartido por más de 15 años ininterrumpidos, diplomados de autoestima para hombres y mujeres. Autora de los Betseller “Hambre de hombre”. “Transforma las heridas de tu infancia”, “Sana tus heridas en pareja”.

Cuando vivimos cualquier tipo de crisis, perdidas o situaciones como la que estamos viviendo en esta pandemia nuestras heridas tienden a activarse.

El trauma es una realidad en nuestro sistema nervioso.

Los sentimientos que nos rebasan, la impotencia, la soledad y el aislamiento son campo fértil de tus heridas.

El miedo intenso, los acontecimientos inesperados y amenazantes ante el cual no tenemos ningún control activan las heridas.

El sistema nervioso se desorganiza y colapsa y no logra equilibrarse.

Preguntas para saber si están activas tus heridas emocionales.

¿Tienes un sentimiento que te cuesta descifrar, un malestar emocional que no entiendes?

¿Sientes una pérdida de control de ti mismo, un temor irracional y no sabes cómo estabilizarte?

Te sientes constantemente ansioso y no puedes concebir el sueño?

¿Tienes actitudes agresivas, defensivas e intolerantes sin control?

Te sientes como anestesiado y no estás sintiendo nada, como disociado de tus emociones?

¿Te sientes como perdido y sin capacidad de estructurarte y darte contención?

¿Estás pensando sólo en el futuro, hípervigilante y racionalizando compulsivamente?

¿te sientes sobresaltado, estresado, muy duro contigo, exigiéndote mucho?

¿Tienes taquicardia, te cuesta respirar, sudor frío, hormigueos y no puedes sentirte relajado?

¿has tenido estreñimiento o diarrea, mala digestión, apatía, rigidez muscular, insomnio?

Sistema nervioso autónomo tiene dos ramas, el sistema parasimpático y el simpático.

El sistema simpático está activo cuando nos sentimos amenazados, en peligro y con actitud de defensa.

Nuestras heridas están en el sistema nervioso y es por eso que estamos tan activados en estos momentos.

Rechazo

Aislamiento

No pertenencia

Desvinculación

Huida

Disociación

Tu propio mundo

Muy aislado

Apatía

Abandono

Muy necesitado

Desestructurado

Perdido

Niño atemorizado

Sin recursos

Apegado

Victima

Somatiza el miedo

Tristeza

Humillación

Ansiedad

Comer compulsivo

Azúcar y harinas

Hipervigilancia con los suyos

Desvinculado

No atiende sus necesidades

Se evade de lo que siente

Está atento a otros

Traición

Desconfiando

Controlando todo

Hipervigilante

Agresivo

Intolerante

Haciendo mucho

Muy mental

No se permite ser vulnerable

Atemorizado pero sin permitirlo

Injusticia

Sobreexigido

Súper estructurado

Mental, informado

Ordenado empedernido

Muy sensible pero no se lo permite

Rígido

Desconectado

Muy afectado por la injusticia

No pide ayuda

Solitario

Autocontrolado

¿Cómo conducir tus heridas?

Las heridas de activan porque contienen energía que busca descargarse, si estamos luchando, ignorando, evadiendo no podremos desahogar esa energía.

Necesitamos un tiempo y espacio para escucharnos, para poder escuchar nuestro cuerpo y expresar la emoción qué hay de fondo.

Busca espacios para escucharte, para estar en silencio para escribir y sentir tu cuerpo

No huyas de tus emociones, no racionalices ni te satures haciendo mil cosas, es momento de escucharte.

Desarrolla espacios para meditar, música, algo que baje que ansiedad. El ejercicio es básico primordial en estos momentos.

Busca ayudar terapéutica. Hay muchas opciones gratuitas incluso para ser escuchado.

Mantente en Adulto, eso se logra estando consciente y recordando que el pasado ya pasó y que hoy eres una persona llena de recursos.

La respiración, el apoyo emocional de los tuyos, mantente en el aquí y el ahora es muy importante.

¿Qué dolores viejos quieres dejar en esta crisis?

¡Eso sí es posible si te acompañas hoy a sanar!

Cargando