CON GABRIELA WARKENTIN, JAVIER RISCO Y SOPITAS

SOPITAS: La ropa puede contaminar más de lo que crees

Siguiendo los datos de la Profeco, hay prendas que terminan contaminando más que los propios popotes

Hay personas que se sienten so-ña-das vistiendo lo más reciente de la temporada de diversas tiendas que ofrecen ropa a precios accesibles, pero de acuerdo con la Procuraduría del Consumidor, lo único que están comprando es moda de úsese y tírese a las tres puestas. También hay quienes prefieren invertirle un poco más en el outfit, sin embargo, siguiendo con datos de la Profeco, hay prendas que terminan contaminando más que los propios popotes, tal es el caso de Guess?, H&M, Gap, Mango, Massimo Dutti y ¡Berska!

No señora, no es casualidad que esos suéteres que antes daban batalla pasando de generación en generación, desde el sobrino más grande hasta el nieto más chico, hoy en día ni siquiera aguantan la primera lavada. Un análisis detallado de la Profeco, comprobó que algunas de las marcas que supuestamente son alta costura, hacen trampa, de tal manera que las prendas del tianguis que tanto critica la gente, salen mucho más buenas que las de boutique.

>SOPITAS: La NBA regresa a México

Según se relata en el informe, muchas de estas marcas mandan a confeccionar sus prendas, en países donde la maquila es casi regalada, como en India o Bangladesh, lo que les permite aumentar el costo hasta 100 veces más que su precio original. Pero, todo fuera como gastar unos pesos de más, lo más grave es que con tal de invertir menos y ganar más, muchas de las firmas mencionadas utilizan fibras sintéticas derivadas del petróleo que tardan cientos de años en degradarse.

El organismo pudo verificar que estas prendas están tejidas con fibras de poliéster, el nylon, el rayón o el acrílico, siendo estos mismos polímeros los que se utilizan para fabricar los envases desechables, con la diferencia de que son reforzadas con hilos o bloques sólidos al final y que a diferencia de los 30 años que tardan en degradarse los envases plásticos, para que una de estas prendas termine hecha polvo tenemos que esperar a que transcurran varios siglos.

El problema es que no solamente es una camisa o un pantalón el que termina en la basura, la Profeco advierte que son cerros y cerros de ropa los que terminan mensualmente en el vertedero, convirtiéndose en un foco de contaminación grave. Por lo que recomiendan que antes de que nos puedan dar gato por liebre o playera como chaleco, hay que verificar la etiqueta antes de comprarlo.

Hay que verificar cuidadosamente la composición de la prenda, el lugar donde fue fabricada, de qué material está hecha así como las instrucciones y cuidados de lavado, esto podría ayudar a evaluar la relación de durabilidad y precio, haciendo hincapié que la ropa elaborada a base de algodón, lino, cáñamo, henequén, seda, lana o alpaca, siempre será de mayor calidad y durabilidad.

Cargando