CON GABRIELA WARKENTIN, JAVIER RISCO Y SOPITAS

SOPITAS: La historia sobre el secuestro en una aerolínea

Las escenas son parte de un simulacro que realizó la aerolínea en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad del Carmen

El 9 septiembre del 2009, un supuesto pastor Boliviano “secuestró” un avión de Aeroméxico tras despegar del aeropuerto de Cancún, con 104 pasajeros a bordo, el destino era la Ciudad de México y si bien la aeronave despegó sin problemas, en pleno vuelo, José Mar Flores Pereira, “Josmar” se levantó de su asiento para revisar su equipaje y posteriormente amenazar con hacer explotar el avión si no hablaba con el entonces presidente Felipe Calderón.

Al final del día, los supuestos explosivos eran latas de jugo con tierra y la entonces Secretaría de Seguridad Pública (SSP) identificó a Josmar como el único secuestrador, cuyo motivo fue una “revelación divina” en la que quería hablar personalmente con Felipe Calderón para advertir sobre un supuesto sismo que por supuesto nunca ocurrió.

Este, es hasta la fecha el último registro de un secuestro aéreo en nuestro país, sin embargo, el fin de semana comenzó a circular un video en el que se observa a varios sujetos cubiertos del rostro y con armas largas a bordo de un avión de Interjet, en el que con gritos, amenazan a los pasajeros.

Las escenas son parte de un simulacro que realizó la aerolínea en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad del Carmen, en el que autoridades federales, locales y aeronáuticas se coordinaron para poner en práctica los protocolos para el rescate de pasajeros.

De acuerdo con el comunicado enviado por Injerjet, “el pasado 5 de octubre en el Aeropuerto Internacional de Ciudad del Carmen, Campeche se realizó un simulacro a escala real de secuestro de avión en el que participó una aeronave de nuestra empresa”.

Aunque el video sí da susto, ese es el chiste de un simulacro “a escala real” para poder practicar los protocolos de rescate de pasajeros en aeronaves y los participantes igual traen una risa nerviosa que para qué les cuento… y ya no se diga la cara que traen las sobrecargos, aunque también vale la pena aclarar que los pasajeros, no eran pasajeros reales.

Así pues, no se vayan con la finta, pues todo el video, se trató solo de un simulacro en escala real.

Cargando