CON MARTHA DEBAYLE

Impostores en la oficina: cómo descubrir profesionistas que no son

Viene Carlos García y les vamos a decir cómo descubrir a los impostores de la oficina

En cabina con Carlos García, especialista en Ética y Compliance. Director de Ética y Compliance para Latinoamérica en Uber. Es responsable de impulsar una cultura de Ética y Cumplimiento en toda la Región (Twitter @carrlos_garcia // Página web: www.4as1group.com).

La frase: “hay abogados sin título y título sin abogados”

Tener un título o diploma no necesariamente garantiza que esa persona realmente es un profesional o en términos más simples que ésta comprometido a dar un servicio de excelencia y dispuesto a rebasar nuestras expectativas.

Cuando evaluamos qué tan profesional es una persona ¿Qué es en realidad lo que tomamos en cuenta?

¿Su imagen, lo que proyecta, sus conocimientos, su carrera, su edad, su experiencia?

Recordemos también aquello de que “no hay estafador que no sea encantador”

Todos estos son factores que dicen más acerca del evaluador que del evaluado

¿Qué significa entonces ser profesional?

Prepararse, pero no solamente en el sentido académico sino estar preparado para las preguntas, las eventualidades y las situaciones que se puedan presentar en el desarrollo de tu actividad

Demostrar la excelencia en la actividad que se está desarrollando. La pregunta natural entonces es: ¿eres el mejor referente o ejemplo de tu actividad? ¿ese es el mejor resultado que se puede obtener?

Comprometerse con el resultado. Debes responder no solamente por los éxitos sino por las fallas

El profesionalismo está directamente relacionado con la ética. Es el resultado del conocimiento, los valores y el compromiso para obtener un resultado superior.

Que te escojan por ser el mejor no por ser la opción más barata

Algunos indicios de falta de profesionalismo:

1. Impuntualidad

2. Falta de pulcritud, no solamente desde el punto de vista de apariencia física sino en la expresión de ideas, presentación de proyectos o de claridad en los conceptos

3. Falta de preparación en el tema

4. Desconocimiento técnico

5. Prepotencia o favoritismo

6. Tener conflictos con los colaboradores

7. Abuso de confianza para con la empresa o clientes

8. No respetar las barreras de lo profesional y lo personal

9. Falta de empatía

10. Tener un problema para cada solución

¿Por qué es importante ser profesional?

Ser profesional es la base sobre la que se construye tu reputación.

La reputación no es algo que se construye de la noche a la mañana y mucho menos en un solo esfuerzo; es algo que se va construyendo día a día y con pequeños esfuerzos

Nos convierte en una persona confiable

Orgullo personal y autoestima

El que es profesional no tiene medias tintas, sigue la premisa “hay que ir por todo, si no ¿para qué voy?”

El que es profesional da la milla extra

El que es profesional es apasionado

El que es profesional toma lo proyectos como un reto personal

El que es profesional acepta la retroalimentación y por lo tanto escucha

El que es profesional premia

El que es profesional busca lo mejor para sus clientes, ya sean internos o externos

El que es profesional busca la mejora continua

No basta con tener los conocimientos. Hay que hacer el trabajo y hacerlo bien. Las cualidades como la honestidad, la puntualidad, el espíritu de servicio, la capacidad de cumplir con los plazos y muchos otros también son esenciales. Sin ellos, un profesional, no importa cuán talentoso sea, tendrá dificultades para trabajar con otros, y al final, sus habilidades técnicas se desperdiciarán en gran medida.

Estas cualidades son cualidades de la persona y tienden a mostrarse en todos los aspectos de la vida de la persona, no solo en las actividades profesionales. Son rasgos de carácter y dan forma a la vida de una persona en su nivel más básico y determinan en gran medida cómo esa persona tendrá éxito o fracasará en la mayoría de las áreas de su vida: matrimonio, familia, profesión, etc.

Aquí hay una serie de cualidades clave que caracterizan a un buen profesional.

Conocimientos técnicos

Un buen profesional es técnicamente competente. Normalmente ha recibido una capacitación sistemática y formal en su campo. Continúa durante los primeros años de la vida profesional cuando trabaja en estrecha colaboración con profesionales mayores y más experimentados, como sucede en residencias o en la adquisición de licencias o certificaciones profesionales.

Un buen profesional busca continuar aprendiendo mientras practica la profesión haciendo la investigación necesaria para manejar nuevas situaciones y problemas a medida que surgen.

Un buen profesional busca asesoramiento, según sea necesario, de otros profesionales tanto en su campo como en otros campos (especialmente al principio). Está interesado en aprender de cualquiera que pueda ayudarlo a expandir su conocimiento de su campo.

Un buen profesional da consejos solo cuando cree que está calificado para hacerlo. E incluso cuando esté calificado, no dará su opinión profesional sin haber obtenido y estudiado primero toda la información relevante (incluso cuando se le solicite de manera informal).

Un buen profesional enseña a los miembros más jóvenes de la profesión. Quiere transmitir el conocimiento y la experiencia que ha adquirido en el transcurso de su propia vida profesional.

¿Cómo lidiar con la falta de profesionalismo?

Los paradigmas de la forma de trabajar han cambiado

La exigencia es más grande pero las formas no son necesariamente son las mismas

Hay personas que no buscan la excelencia, sino que se sienten satisfechas haciendo miserables a los demás. Estas personas encajan perfectamente en el término mediocre o conformistas

Algunos consejos para afrontar este tipo de situaciones:

NO CONFIAR demasiado

Comprobar las capacidades de los “profesionales” antes de contratar sus servicios

Establecer un sistema que nos permita medirlas expectativas vs los resultados obtenidos

Ser claro con los puntos que no son negociables

Establecer formas para compartir el conocimiento

Atender y atajar de forma inmediata los chismes

Cargando