CON GABRIELA WARKENTIN, JAVIER RISCO Y SOPITAS

SOPITAS: Sarah Thomas ha pasado las últimas 54 horas nadando sin parar

Ha desafiado al cáncer y ahora al Canal de la Mancha, luego de vencer al cáncer y cruzar 4 veces el canal

¿Se acuerdan que han hecho en las últimas 54 horas?

Hablamos de poco más de dos días, en los que seguro, trabajamos, comimos, dormimos y descansamos.

Bueno, todos excepto Sarah Thomas, quién pasó las últimas 54 horas nadando sin parar.

Si, 54 horas continuas, es lo que le costó a Sarah Thomas, convertirse en la primera persona en atravesar nadando el Canal de la Mancha, no una ni dos, sino cuatro veces consecutivas sin parar, para demostrarse a sí misma que ni el cáncer padecido hace algunos años, ni cualquier circunstancia, podrían doblegarla.

Con esa misión, la nadadora de 37 años comenzó su travesía desde el martes a las 6:30 de la mañana, justo cuando el agua alcanza las temperaturas más gélidas, y 54 horas después la estadounidense impuso un récord mundial prácticamente insuperable.

Atravesar el canal que divide el sur de Inglaterra con el norte de Francia, se ha convertido en todo un reto para muchas personas, pero no para Thomas, para quien nadar era la única forma de soportar las quimioterapias.

Lo más impresionante, es que los 159 kilómetros que tiene de largo el Canal de la Mancha, no fueron el único obstáculo para su misión, pues Thomas se enfrentó también a la contracorriente que la alejaba del camino, lidiar con medusas que la acompañaron en el camino, y hasta sufrir una picadura en la cara…además de las nauseas que le provocó el agua salada ingerida de manera accidental.

>SOPITAS “For Forest”, hará de la naturaleza un espectáculo

¿Y cómo se alimentaba Thomas durante esta travesía?

Durante el trayecto, la nadadora oriunda de Colorado, equipada con googles, gorro y traje de baño, tuvo acceso a bebidas energizantes, mezcla de proteínas y algo de cafeína que le lanzaban desde el barco, siempre respetando las reglas de la federación en el Canal, que prohíbe a los nadadores tener contacto directo con otras personas ni por un segundo.

Lo que hace que el logro de Thomas sea aún más notable, es que hace solo un año, en 2018, estaba recibiendo tratamiento para el cáncer. La ultra atleta, que dedicó su natación a todos los sobrevivientes de la misma enfermedad.

Cargando