CON GABRIELA WARKENTIN, JAVIER RISCO Y SOPITAS

SOPITAS: Sahar Khodayari, la mujer iraní que entró a un estadio de fútbol

En Irán todas las mujeres tienen prohibido entrar a los estadios de fútbol, así que esta joven se disfrazó de hombre para poder ingresar

“Se vio obligada a llevarse su deseo a la tumba” Ese fue el mensaje con el que el Esteghlal de Teherán, uno de los equipos más importantes de Irán, despidió a Sahar Khodayari, una joven de 29 años de edad, que lo único que quería era asistir al estadio para apoyar a su equipo.

Desgraciadamente, Kodhayari, al igual todas las mujeres, tenía prohibida la entrada a cualquier estadio de fútbol en la República Islámica, por lo que en marzo pasado, se disfrazó de hombre para burlar la ley iraní, y asistir al partido entre el Esteghlal contra el Al Ain, que terminó con empate a un gol.

Mientras el bigote falso se caía con los gritos de emoción, Khodayari fue arrestada por la policía.

Pasó tres días en prisión y posteriormente fue liberada, únicamente para enterarse de que se había abierto un nuevo juicio en su contra, acusada de burlarse de la policía, por lo que se le pretendía sentenciar a seis meses de prisión.

>SOPITAS: ¿Qué estás dispuesto a hacer para no perderte del futbol?

Pero Sahar Khodayari, no era solo una aficionada al fútbol, sino también una activista por la equidad, por lo que decidió seguir su lucha para que todas las mujeres tuvieran el derecho a acceder libremente a los estadios de futbol.

Sahar, alzó la voz, se quejó y luchó pero ante la falta de acción por parte de la FIFA y organismos internacionales, el lunes acudió al Tribunal Revolucionario de Terán, donde se prendió fuego como una señal de protesta por el juicio que se le seguía.

Las quemaduras de tercer grado que sufrió en diversas partes del cuerpo, terminaron con su vida.

Las mujeres no pueden acudir a los estadios de fútbol en Irán desde 1981, tras el triunfo de la revolución islámica liderada por el ayatolá Jomeini. Se trata de una ley no escrita, que solo se levantó de forma temporal durante el Mundial de Rusia, en el que se trasmitieron los partidos de la selección iraní en pantallas gigantes instaladas en estadios.

La FIFA ha dado un ultimátum a la federación iraní para que acabe con este veto antes, pero de momento no se han producido movimientos para suprimir esta ley.

Por ahora, tanto la FIFA como diversos equipos como la Roma y organismos internacionales han condenado la muerte de Sahar Khodayari reiterando la llamada al Gobierno de Irán para exigir la seguridad de las mujeres que desean entrar en los estadios de fútbol.

Cargando