CON GABRIELA WARKENTIN, JAVIER RISCO Y SOPITAS

SOPITAS: Bye bye Beetle

Se despiden del último de los 5 mil 961 ejemplares de la Edición Final de Beetle

Los años pasan y mientras el mundo automotriz se esfuerza en desarrollar el auto de nuestros sueños, todos estaremos de acuerdo en que siempre habrá un antes y un después del famoso vochito. El auto compacto fabricado por la alemana Volkswagen que fue adoptado por miles de familias mexicanas, Un auto dinámico, en el que se podía escuchar el motor hasta la esquina siguiente, el único confiable para manejar en subidas empinadas y varios kilómetros de distancia sin tener que preocuparnos por la gasolina, y que pese a su modernización y adaptación para la vida futurista del siglo 21 bajo el concepto del Beetle, hoy su historia ha llegado a su fin.

Y es que el día de ayer, la planta Volkswagen en puebla, fabricó formalmente el último Beetle de la historia, poniendo fin a la leyenda del vochito en nuestro país y de todo el mundo.

Así es, el auto que nos acompañó por 81 años, desde la década de los 30 hasta la era de los coches autónomos, pasará a la posteridad como una leyenda.

Y es que, pocos saben que la historia del vochito es lo único bueno que nos dejó hitler, que con el afán de incentivar ella economía alemana encargó a Ferdinand Porche desarrollar una línea de autos económicos que se pudieran vender fácilmente entre la clase media y el modelo KdF-Wagen, estuvo listo para producirse masivamente en 1938, pero con la llegada de la Segunda Mundial, su lanzamiento tuvo que ser pospuesto hasta el 1949, cuando la

producción masiva del conocido ‘auto para el pueblo’ se retomó por la fábrica de vehículos civiles bajo la supervisión de los aliados.

Con todas las características del auto escarabajo, oficialmente llamado Tipo 1, para 1955 la planta de Volkswagen estaba lista para iniciar las ventas. El auto fue exportado a todo el mundo, siendo uno de los vehículos de mayor venta, y Estados Unidos, de inmediato se interesó en convertirse en el cliente número uno para la automotriz, pero en realidad, fue México quién le entró al quite.

Volskswagen llegó a nuestro país con una eventual participación en la Feria de la Industria Alemana organizada en CU en 1954, sin anticipar que su escarabajo y la combi, se volverían un ícono en nuestro país al grado de tener que montar una planta en Puebla para la década de los sesenta. Volkswagen, resultaba algo difícil de pronunciar, pero con la imaginación mexicana, muy pronto el auto sería rebautizado y conocido por todo el mundo como simplemente “Vocho” el cual lo inmortalizo en el inconsciente colectivo, llevándolo a películas, programas de televisión y por supuesto canciones.

Con un precio económico, resistente y piezas fáciles de encontrar el vocho fue todo un hito en nuestro país. Para muchos su primer auto, para otros, su mejor escuela de manejo y para otros más, fue su primera fuente de empleo cuando los taxis en México eran cochinos, amarillos y luego verdes y amarillos. La línea del vochito original, se descontinúo en la década de los noventa en todo el mundo, modernizando el famoso vochito al nuevo Beatle, una versión más moderna y aerodinámica del escarabajo que ayer, la planta de Puebla tuvo el honor de cerrar su ciclo, fabricando. El último de los 5 mil 961 ejemplares de la Edición Final, el cual será donado a un museo para recordar su flamante historia.

 

Cargando