¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

“Trump esconde recargón a migrantes mexicanos en alerta de salud“: Juan Ramón de la Fuente

A la droga no se le gana con guerra, sino con otras estrategias de salud pública, aseguró

El ex Rector de la Universidad Nacional Autónoma de México opinó sobre la crisis de adición de opioides en Estados Unidos y de la alerta de salud declarada por Donald Trump.

“Se ha hecho famoso por sus formas tan peculiares que tiene para distorsionar realidades y sacarles ventaja. Veo venir una justificación muy clara de Trump para seguir con declaraciones de migración. Se ha manejado con problemas de seguridad nacional, que también lo es, pero aprovecha para darle un recargón a México”.

En entrevista para Así Las Cosas, con Gabriela Warkentin y Javier Risco, el también ex secretario de Salud nos dio un panorama general sobre los peligros del uso de opioides como drogas recreativas y las repercusiones que su crisis de adicción han tenido en Estados Unidos.

“Un opioide es una droga potente. Lo que ha ocurrido es que han surgido derivados sintéticos, que son cien veces más potentes que la morfina y cincuenta veces que la heroína. Puede resolver prácticamente cualquier cuadro de dolor que conocemos, pero es tan potente que tiene un efecto extraordinario pero por una dosis adicional acaba con tu vida”.

De la Fuente explicó que “algunas celebridades han muerto, con sospecha fundada, por sobredosis de fentanilo”. Dijo que el problema es real y que a Estados Unidos se le ha venido una verdadera epidemia.

Informó que en ese país se consume el 90 por ciento de todos los opioides que se producen en el mundo y mueren 170 personas al día por sobredosis de opioides y hay por lo menos 20 millones de personas allá que tienen un problema con este tipo de droga, ya sea de abuso o de adicción.“

De manera que la epidemia es real y la presión es fuerte, la respuesta de Trump tiene su antecedente del presidente Nixon quien hace 46 años le declaró la guerra a las drogas. Dijo que el principal enemigo de la democracia son las drogas. y nosotros seguimos pagando las cuentas de esa declaratoria de guerra”.

Sí es un problema real, también lo tenemos nosotros en menor escala, hay que avanzar en conocimiento, concluyó.

Cargando