¿Por qué sigue siendo tan importante el arte de la relojería?

Una de las manufacturas de alta relojería más antiguas del mundo nos responderá esta interrogante

Desde el 17 de octubre se está realizando en el Hotel St. Regis la edición 2017 del salón internacional de alta relojería en la Ciudad de México. Hoy les traemos a una de las compañías relojeras más antiguas del mundo, Audemars Piguet y vamos a hablar de por qué seguir preservando este arte, qué tienen de especiales los relojes, por qué deberíamos valorarlos más. Además, van a realizar una donación a la Cruz Roja, a un mes del sismo del 19-S. Antonio Seward, CEO de Audemars Piguet para Norteamérica, nos dará todos los detalles del tema.

Audemars Piguet donación Cruz Roja

Audemars Piguet es una firma con alma y se une al sentimiento que acompaña a los mexicanos y junto con la organización SIAR (Salón Internacional de Alta Relojería) y su comunidad harán una donación a la Cruz Roja Mexicana este Jueves en la Ceremonia de Clausura de la edición 2017 del Salón Internacional de Alta Relojería en la Ciudad de México

México ha estado para Audemars Piguet y, Audemars Piguet está ahora para México.

El SIAR reúne a las marcas más prestigiosas de la alta relojería. Nació en 2007 con una alianza de libre comercio entre México y Suiza. La primera edición fue un éxito, con 28 marcas del más alto nivel participando en el evento. Desde entonces se ha mantenido año tras año.

Sobre Audemars Piguet, más de 140 años de historia

- Audemars Piguet es una de las manufacturas de Alta Relojería más antiguas del mundo que sigue siendo propiedad de las familias fundadoras (Audemars y Piguet)

- La historia de Audemars Piguet empieza en 1875 en el corazón del Valle de Joux, Suiza y desde su inicio produce relojes íntegramente decorados A MANO.

- La firma ha escrito algunos de los principales capítulos de la historia de la alta relojería, incluida una serie de primicias mundiales.

- En el Vallée de Joux, en el corazón del Jura suizo, se crean numerosas obras maestras en series limitadas y con un grado notable de perfección relojera, entre las que se incluyen atrevidos modelos deportivos, relojes clásicos y tradicionales, y espléndidos relojes de pulsera para mujer, además de creaciones únicas.

El alma de la manufactura

- Sus relojeros, sus ateliers, el oficio de la relojería se ha perpetuado y, sigue vigente. El tiempo detrás de la producción de un guardatiempo, no sólo es una pieza que te da la hora, para eso está el celular.

- Cada pieza Audemars Piguet tiene un alma, digna de apreciarse por cualquiera. Su producción de relojes es de casi 40,000 piezas al año.

- Un relojero puede tardar hasta 6 meses en fabricar un reloj de gran complicación A MANO. Las complicaciones se refieren a las funciones que tiene el reloj. En este caso sería una pieza con un calendario perpetuo, cronógrafo rattrapante y repetición de minutos con sonería.

- A un reloj de alta gama se le debe dar mantenimiento cada 5 años. Es como un auto, hay que limpiarlo de todo. Un reloj bien cuidado y restaurado puede “vivir” ETERNAMENTE.

La restauración…

- Todos los guardatiempos de Audemars Piguet están diseñados y manufacturados para perdurar durante varias generaciones.

- Sin embargo, la restauración de piezas históricas debe efectuarse periódicamente para devolverles su condición original y preservarlos para las generaciones futuras. Se necesitan hasta 400 horas para la restauración de un reloj.

- La restauración de un reloj Audemars Piguet se asemeja a la restauración de una obra de arte.

- Audemars Piguet es una de las pocas manufacturas que aún tiene la capacidad de restaurar y conservar cualquier tipo de relojes antiguos.

- Sólo un selecto puñado de relojeros experimentados y altamente cualificados está autorizado a reparar piezas históricas.

- La restauración de una pieza antigua puede tomar solo unas semanas, pero, en función del trabajo que se ha de realizar, no es raro que esta requiera más de un año.

- Para volver a cobrar vida y ser preservado, cada reloj que llega al taller se restaura con técnicas ancestrales.

- En el Taller de Restauración se conserva un tesoro: un stock altamente organizado con bocetos antiguos, el cual proporciona a los relojeros la inspiración y las piezas necesarias para restaurar hasta los movimientos más inauditos y complicados.

- Cuando un componente no puede ser reparado, el maestro restaurador debe crear una pieza con la misma materia prima y con los mismos procesos artesanales tradicionales e, incluso, con herramientas de producción originales.

Cargando