¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Sobrevivir al cáncer de mama es posible ¡PREVENCIÓN!

Octubre es el mes el cáncer de mama y aquí te decimos lo que debes saber sobre esta enfermedad

Mesa de especialistas: El día de hoy tenemos con nosotros al Dr. Gerardo Castorena, cirujano oncólogo; a la Dra. Susana Martínez Moreno, Patóloga Oncóloga por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y la Secretaría de Salud, y Dra. Paola González Balboa, médico Radiólogo especialista en mama y procedimientos de intervención. Y nos hablarán sobre el cáncer de mama, tratamiento, cómo se iagnostica y todo lo que debes saber sobre esta enfermedad. 

¿Qué es el cáncer de mama?

Las células normales del seno y de otras partes del cuerpo crecen y se dividen para formar células nuevas a medida que el cuerpo las necesita.

Cuando las células normales envejecen, o se dañan, mueren y células nuevas las reemplazan.

Algunas veces, este proceso se descontrola. Células nuevas se forman cuando el cuerpo no las necesita, y células viejas o dañadas no mueren cuando deberían.

El cáncer de mama se origina cuando las células en el seno comienzan a crecer en forma descontrolada.

Estas células normalmente forman un tumor que a menudo se puede observar en una radiografía o se puede palpar como una masa o bulto.

Si no se detecta a tiempo puede expandirse hacia los ganglios de la axila y de ahí pasar, a través de la sangre, a otras partes del cuerpo produciendo metástasis (cáncer generalizado).

 Estee Lauder Companies México y su labor vs el cáncer de mama

¿Por qué se da el cáncer?

Hay dos tipos de factores,

Ambientales y Géneticos

FACTORES PARA ESTAR ALERTA

- Eres mayor de 40 años

- Tienes historia familiar de cáncer de mama

- Antecedentes de enfermedad mamaria benigna

- Si tu primer embarazo fue después de los 30 años de edad

- No has amamantado

- Te dio menopausia después de los 52 años

- Uso de terapia hormonal de reemplazo por más de 5 años

- Tienes obesidad y sobrepeso

- Sedentarismo

Entonces, ¿Dónde se origina el cáncer de mama?

- Los cánceres pueden originarse en diferentes partes del seno.

- La mayoría comienzan en los conductos que llevan la leche hacia el pezón (cánceres ductales).

- Algunos cánceres se originan en las glándulas que producen leche (cánceres lobulillares).

- Un pequeño número de cánceres comienza en otros tejidos del seno. A estos cánceres se les llama sarcomas y linfomas, y en realidad no se consideran cánceres de seno.

- OJO: Aunque muchos tipos de cáncer de mama pueden causar una protuberancia (bulto o masa) en el seno, NO TODOS LO HACEN. Por eso, debes estar atenta a otros síntomas del cáncer e informarlos a tu médico.

Diagnóstico del cáncer de mama

Es INDISPENSABLE que acudan con un médico oncólogo y además se hagan las pruebas adecuadas para la detección OPORTUNA del cáncer de mama.

- Examen de mama. Tu médico checa tus dos mamas y los ganglios linfáticos de la axila; palpará para ver si encuentra un bulto u otra anormalidad.

- Mamografía. Una mamografía es una radiografía de la mama. Si se detecta una anormalidad en una mamografía de detección, tu médico puede recomendarte una mamografía de diagnóstico para realizar más evaluaciones de esa anormalidad.

- Ultrasonido de mama. El ultrasonido utiliza ondas de sonido para generar imágenes de las estructuras dentro del cuerpo. Se puede utilizar el ultrasonido para determinar si un bulto nuevo en la mama es una masa sólida o un quiste lleno de líquido.

- Extirpación de una muestra de células de mama para realizar pruebas (biopsia). Una biopsia es la única manera definitiva de realizar un diagnóstico de cáncer de mama. Las muestras para la biopsia se envían al laboratorio para su análisis, donde los expertos determinan si las células son cancerosas o no.

- Imágenes por resonancia magnética (IRM) de mama. Una máquina de IRM utiliza un imán y ondas de radio para generar unas imágenes del interior de tu mama. Antes de una IRM de mama, te inyectan un colorante.

Signos del cáncer de mama

- Un bulto que se palpa como un nudo firme o un engrosamiento de la mama o debajo del brazo.

- Cualquier cambio en el tamaño o la forma de la mama.

- Secreción del pezón que se produce de forma repentina, contiene sangre o se produce solo en una mama.

- Cambios físicos, como pezón invertido hacia dentro o una llaga en la zona del pezón.

- Irritación de la piel o cambios en esta, como rugosidades, hoyuelos, escamosidad o pliegues nuevos.

¿Sabes qué es FUCAM?

- Mamas tibias, enrojecidas e hinchadas, con o sin erupción cutánea con rugosidad que se asemeja a la piel de una naranja, llamada “piel de naranja”.

- Dolor en la mama; particularmente, dolor en la mama que no desaparece. El dolor generalmente no es un síntoma de cáncer de mama, pero debe comunicarse al médico.

Mitos del cáncer de mama

- Mito: El (la) ginecólogo(a) es el especialista indicado para cuidar la salud de las glándulas mamarias.

Falso: Los especialistas en ginecología y obstetricia, al menos en México, tienen una preparación muy escasa en cuanto a enfermedades mamarias se refiere.

- Mito: Sólo las mujeres con antecedentes familiares de cáncer de mama tienen riesgo de tener cáncer de mama también.

Falso: Dos terceras partes de las mujeres diagnosticadas con cáncer de mama no tienen un factor de riesgo identificable para la enfermedad. O sea, cualquier mujer está en riesgo.

- Mito: Los antecedentes familiares por la rama paterna no son tan importantes como aquellos por la rama materna.

Falso: En la mayoría de los casos en México no existe un factor hereditario, es decir, son pocos los casos que tienen un factor genético heredado asociado.

- Mito: El cáncer de mama no es doloroso.

Todos los dolores que padecemos son transmitidos por pequeñas terminales nerviosas que constituyen una inmensa red a lo largo de nuestro cuerpo. Por lo tanto, para que exista dolor es necesario que se estimulen estas terminaciones nerviosas.

- Mito: La mayoría de las bolitas que aparecen en la mama son cancerosas.

Falso: Más del 80% de las bolitas que se pueden tocar en una glándula mamaria son de origen benigno (fibroadenomas o quistes) y no requieren de ningún tratamiento.

- Mito: Las mujeres con senos grandes tienen más riesgo de tener cáncer de mama.

Falso: Muchas mujeres con mamas pequeñas creen estar protegidas contra la enfermedad. Nada más alejado de la realidad.

Cargando