El cerebro en crisis

¿Qué tipo de reacciones tiene nuestro cuerpo cuando tenemos miedo?

Está con nosotros Eduardo Calixto, neurofisiólogo, Médico cirujano con Maestría y Doctorado en neurociencias por la UNAM, y les vamos a decir qué pasa en el cerebro ante el miedo, pánico, la incertidumbre, etc.

1. El miedo es una emoción inmediata ante algo de lo cual no tenemos control, lo cual puede ser real o imaginario, es una respuesta desagradable de nuestro cerebro ante algo que desconocemos, ante la sensación de claudicación y pérdida.

2. El cerebro ante un peligro desconocido pierde lógica y objetividad. Comúnmente, cuando el miedo es muy grande es llamado terror.

3. El miedo es un proceso de adaptación que tienen los seres vivos más evolucionados, es la base de un mecanismo neuronal de supervivencia, de protección rápida y eficaz.

4. Tener miedo no es malo, no tenerlo sería contraproducente para nuestra vida. Sin embargo, su exceso o falta de límites nos puede llevar a patologías o trastornos de la personalidad.

5. Desde el punto de vista social, el miedo puede convertirse en un medio patológico de convivencia y de control.

6. El miedo puede asociarse a muchas emociones: tristeza, soledad, hambre, etc.

7. El pánico es un proceso patológico del miedo que suele suceder en episodios con o sin detonantes. Además del terror se pierde el control

Enfermedades respiratorias por aire contaminado

Neuroanatomía del shock de miedo y sus efectos

8. El miedo se aprende con la parte más inteligente del cerebro (corteza prefrontal e hipocampo) y con él interpretamos muchos procesos futuros que norman nuestra conducta con la parte menos evolucionada de nuestras redes neuronales (amígdala cerebral, hipotálamo y giro del cíngulo).

9. En 300 ms (un tercio de un segundo) el cerebro interpreta y genera una rápida comunicación de áreas cerebrales de acción e interpretación de riesgo y peligro. La atención es selectiva, se borran y no influyen los elementos menos importantes a los ojos. Se incrementa el sentido de audición y disminuye la sensación de dolor, comezón.

- Por esta razón se sienten palpitaciones e incluso dolor en el pecho, dificultad para respirar, transpiración, calor/frío y sensación de hormigueo en las extremidades.

- Es tanta la liberación de catecolaminas, que los músculos tiemblan, se está preparando para huir, correr, luchar. El intestino se paraliza, el hígado y tejido adiposo liberan glucosa, lo cual está tratando de ayudar a tener más sustrato energético independientemente si comimos.

- Es tanto el cambio neuroquímico que se piensa más rápido de lo que se puede hablar, solo podemos emitir monosílabos, cuesta trabajo dialogar o poner en orden ideas.

- A 900 ms se entiende el concepto de peligro real, la región más inteligente del cerebro solo activa algoritmos conocidos de escape o lucha. Por eso mucha gente se petrifica al no conocer salidas, soluciones o no tener antecedentes de lo que está pasando. Es el momento, cuando la parte menos evolucionada del cerebro toma decisiones, corre riesgos.

10. Estos procesos emotivos suelen auto limitarse en promedio en 30 min si desaparece el detonante. Sin embargo, si el peligro continuo, el miedo gasta energía y evoluciona en un 90% al llanto, lo cual es una señal de que el cerebro está buscando limitar el miedo.

11. Con el llanto se obtienen dos cosas: disminuir la emoción y limitarla rápidamente, ya que gasta más glucosa/oxígeno y el cerebro no puede seguir gastando tanta energía, no está capacitado para hacerlo. Busca socialmente que se le haga caso, que interpreten su vulnerabilidad.

12. Los ciclos circádicos se pierden, el tiempo pasa subjetivamente por el cerebro, siente que el tiempo pasa lentamente en la fase crónica. Cambia el apetito, inicialmente no se siente y gradualmente incrementa. Se pierde la calidad de sueño y no es fácil llegar al sueño MOR; cualquier ruido nos despierta, cualquier ruido, movimiento o actitud se percibe como amenaza.

13. Neuroquímica del proceso:

Inmediatamente al inicio del miedo se incrementa adrenalina, noradrenalina, dopamina y serotonina. Garantizando estimulación, obsesión y atención. Paulatinamente se incrementa ACTH, orexinas, cambia la síntesis de interleucinas como IL1, IL6, se liberan neuroesteroides.

Cargando