¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

BBmundo: ¿Qué es el virus Coxsackie?

Causas, síntomas y formas de prevenir este mal que ataca principalmente a los niños

En México, en lo que va de 2017 se han notificado por parte de las unidades médicas de todo el Sector Salud de la Ciudad de México 394 casos de pacientes infectados con el virus Coxsackie, correspondientes a 45 brotes de Enfermedad en la Boca, Manos y Pies (EBMP). Es una enfermedad que ataca principalmente a los niños, entre los 3 y 6 niños, aunque los adultos no están exentos. El Dr. Miguel Ángel Guagnelli, médico especialista en Endocrinología Pediátrica, nos explicará más sobre este virus, sus causas, síntomas y tratamientos.

El virus Coxsackie pertenece a la familia de los enterovirus, denominados así porque se multiplican en el intestino después que han sido ingeridos con agua o alimentos contaminados, que incluye también los virus de la poliomielitis y hepatitis A, los cuales viven en el tracto digestivo de los seres humanos. Estos virus se pueden contagiar de una persona a otra, por lo general a través del contacto con manos sucias o superficies contaminadas con heces, donde pueden vivir varios días. Es importante saber que no pone en riesgo la vida de quienes la padecen y es controlable.

Dentro de sus síntomas más comunes se encuentran: llagas muy dolorosas con líquido en boca, manos, pies y, en algunos casos, zonas genitales. También hay presencia de salpullido en el cuerpo, dolores prolongados en la garganta o problemas para dormir bien. La manera de contraerlo puede ser de las siguientes formas:

- Contagio Aéreo (mediante estornudo o tos).

- Al tocarse la nariz, los ojos o la boca después de haber tocado algún objeto contaminado.

- Al tocas las heces o el pus de las ampollas de una persona infectada.

El tiempo de duración de la infección puede variar mucho, el periodo de incubación es de 5 a 7 días. En los cuadros que sólo cursan con fiebre, la temperatura del niño puede volver a la normalidad al cabo de 24 horas, aunque la duración promedio de la fiebre es de 3 a 4 días. Por eso es de suma importancia visitar al pediatra, ya que él, basado en su diagnóstico, dará un tiempo estimado y llevará el control del caso.

Asimismo, algunos niños son más susceptibles por características propias, como los neonatos –especialmente los prematuros- o los niños que tienen el sistema inmune debilitado debido a enfermedades como cáncer o desnutrición, o que reciben medicamentos que disminuyen la actividad del sistema inmune, como los derivados de la cortisona (glucocorticoides). Los niños que tienen un sistema inmune que “aprende” rápido suelen contener mejor las infecciones, al igual que niños de mayor edad tienen respuestas de defensa que niños más pequeños.

Aún no existe un tratamiento específico más allá del alivio de los síntomas, los antibióticos para infecciones por bacterias son ineficientes contra este mal, aunque en algunos casos se pueden utilizar medicamentos como paracetamol o ibuprofeno para tratas a fiebre. Tampoco existe ninguna vacuna para prevenir la infección por el virus Coxsackie, su mejor manera de prevención es la higiene y seguir las siguientes recomendaciones:

- Hay que limpiar de manera regular los juguetes que se comparten en las guarderías con un desinfectante porque el virus puede vivir en estos objetos durante varios días.

- Taparnos la boca con el codo cuando estornudamos. Esto es porque con las manos continuamente acariciamos a otras personas y realizamos otras actividades que propagan el virus.

- Evitar el contacto directo con personas que estén enfermas.

- Reforzar el sistema inmune de los niños. Un niño bien nutrido implica que tenga micronutrimentos como Vitamina D, Vitamina A y Zinc entre otros.

Cargando