BBmundo: Niños ansiosos

Entiende cuáles pueden ser las fuentes de ansiedad de tus hijos y ayúdalos a superarla

La ansiedad puede tener muchas causas y su manifestación puede sacar de quicio a los adultos, sin entender cuáles pueden ser sus fuentes. Algunas veces se da por miedo a no ser amado y ser abandonado por sus padres razón por la cual un niño nunca debería ser amenazado con el abandono o la falta de amor. Ni en broma ni furiosa debes decirle que lo abandonarás o dejarás de querer. Vidal Schmill, pedagogo y especialista en Desarrollo Humano, nos habla hoy sobre la ansiedad en los niños.

Cuando un niño pide insistentemente algo más allá de los límites tolerables, es mejor tomarlo de la mano y llevárselo en silencio, que amenazar con el abandono. Adicionalmente, cuando van a ocurrir separaciones temporales (desde una salida a cenar sin hijos, pasar un fin de semana con los abuelos, mamá o papá irán al hospital, lo que sea) los niños enfrentarán de mejor manera el estrés de la separación si tienen una preparación anticipada para dicha experiencia. Existen algunos tipos de ansiedad muy comunes entre los niños entre los cuales se encuentran:

- La ansiedad por culparlos excesivamente: Los niños necesitan una definición clara de lo que es una conducta aceptable y una inaceptable. Sin ayuda de sus padres les es muy difícil dejar de actuar según sus impulsos y deseos. Para evitar culpas excesivas e innecesarias trata las transgresiones de tu hijo de la misma manera que un buen mecánico lo haría con un carro descompuesto. Él no culpa al dueño, sino que localiza lo que tiene que repararse. Tampoco se queja por los ruidos, crujidos y rechinidos; los utiliza con el fin de hacer un diagnóstico del problema.

- Ansiedad por falta de confianza o impaciencia y no darle su tiempo para aprender: Cuando a un niño se le impide realizar actividades y asumir responsabilidades para las cuales está listo, su reacción será el resentimiento y el enojo. No hay persona que pueda ser diestra a la primera y de manera rápida. También toma tiempo aprender a abrochar las agujetas, abotonarse el sweater, a servir el agua sin derramarla, a ser ordenado, etcétera. Para ello, es importante que la vida de tus hijos no sea gobernada por tus necesidades de eficiencia.

- Ansiedad por las fricciones entre sus padres: Además del sufrimiento y del impacto que por sí mismas producen las crisis de pareja y las separaciones, no le agregues la utilización de tus hijos para chantajear, amenazar y herir a tu pareja o ex – pareja. Si lo haces, no te sorprenda que presente otros problemas de conducta mayores. Después de un divorcio, los niños requieren llorar la pérdida de la seguridad de su hogar y tiempo para ajustarse a su nueva realidad.

- Ansiedad por la conciencia de la muerte: La conciencia de la muerte posible, de sí mismo, de sus seres queridos será un golpe duro para cualquier niño, pues lo hará sentir vulnerable y ansioso. Lo que un niño ve es que, a pesar de las lágrimas y protestas, la mascota o persona amada ya no está más con él o ella y por lo tanto, se sentirá abandonada y no amada.

Para ayudar a alguien a enfrentar su pérdida, proporciónale los hechos de manera simple y honesta, acompañada de abrazo cariñoso y una mirada amorosa, que haga que el niño o niña se sienta seguro. La actitud que muestres hablará más fuerte que cualquier palabra. Acompañar y estar disponible será lo más importante en estos casos

Cargando