Escucha ahora

Así las cosas


Gabriela Warkentin y Javier Risco

Martha Debayle en W

Martha Debayle

Lunes a Viernes 10:00 a.m. - 13:00 p.m.
Neurociencia

¿Qué nos hace ser resilientes?

Una persona resilente tiene la capacidad para hacer frente a todas las cosas “malas” que le pasan en la vida y convertirlas en algo positivo, ¿eres tú una de ellas?

¿Qué es?

  • Es cuando tienes la capacidad para hacer frente a todas las cosas “malas” que te pasan en la vida, superarlas y ser transformado de manera positiva por ellas.
  • El concepto de resiliencia NO es nuevo en la historia.

Los pueblos en su sabiduría histórica lo han simbolizado en ciertas frases como:

Hacer de tripas corazón

No hay mal que por bien no venga

Sacar fuerzas de flaqueza

O sea, ¿los resilientes no sienten?

No es que no sientan malestar, dolor emocional o dificultad.

Pueden tener grandes pérdidas o sufrir de eventos de gran impacto en su vida, PERO logran sobreponerse a esos sucesos y adaptarse bien a lo largo del tiempo.

Rasgos emocionales de las personas resilientes

  • Son capaces de identificar de manera precisa las causas de los problemas.
  • Son capaces de controlar sus emociones, sobre todo ante la adversidad.
  • Saben controlar sus impulsos y su conducta en situaciones de alta presión.
  • Se consideran competentes y confían en sus propias capacidades.
  • Son empáticos.
  • Son capaces de buscar nuevas oportunidades, retos y relaciones para lograr más éxito.

Los beneficios de la resiliencia

Las personas más resilientes:

  • Tienen una mejor autoimagen
  • Se critican menos a sí mismas
  • Son más optimistas
  • Afrontan los retos
  • Son más sanas físicamente
  • Tienen más éxito en el trabajo o estudios
  • Están más satisfechas con sus relaciones
  • Están menos predispuestas a la depresión

Efectos de una baja resiliencia

El estrés crónico puede

  • Debilitar el sistema inmune.
  • Contribuir a enfermedades como úlceras gástricas, asma, depresión, diabetes y enfermedades cardiacas.
  • Puede incentivar el consumo de alcohol y tabaco.
  • Disminuye tus posibilidades de actuar y resolver problemas, pues te da una visión de túnel: angosta y focalizada al problema y no a la solución.

¿Se puede saber quién será resiliente?

En el aspecto biológico, se puede detectar quién será resiliente de acuerdo a ciertos patrones cerebrales y cómo responde el sistema nervioso autónomo.

FACTORES BIOLÓGICOS

HOMEOSTASIS y ALOSTASIS

  • Homeostasis es la capacidad que tiene el cuerpo para mantener y regular sus condiciones internas.
  • Como pueden ser la temperatura corporal, el pH, la tensión de oxígeno arterial, la glucosa en sangre, las proteínas, el sodio y el calcio.
  • Mantener la homeostasis y optimizar la supervivencia son los dos objetivos primordiales de todo organismo biológico.
  • Mecanismos alostáticos: cambios generados por el organismo a partir de influencias externas que llevan finalmente a un cambio adaptativo.
  • O sea, si este cambio resulta apto para continuar hablamos de resiliencia y si por el contrario, los resultados son mal adaptativos se genera la vulnerabilidad.
  • En este contexto, el estrés es la respuesta que tenemos frente a los cambios y estímulos que atentan contra la homeostasis, la alostasis es la manera en la que respondemos a esos cambios que provoca el estrés.

¿Qué nos lleva a ser o no resilientes?

  • Cuando los cambios superan nuestra capacidad adaptativa, el cerebro y el cuerpo pueden sufrir consecuencias a nivel de las funciones fisiológicas, psicológicas y conductuales.
  • En los resilientes, las variables biológicas y genéticas interactúan con las variables ambientales y las conductas aprendidas, para resolver determinadas situaciones adversas.
  • O sea, la resiliencia es una función compleja de los sistemas biológicos, que opera en los diferentes niveles de organización de los seres vivos.
  • Permite al organismo adaptarse a las situaciones y cambios permanentes, mantener la homeostasis de las principales funciones biológicas y hacer posible que el sistema regrese a un estado previo de funcionamiento fisiológico y adaptativo, cuando un factor estresante provoca daño o alteración.

Factores protectores

¿Qué son?

  • Son las condiciones que favorecen el desarrollo de los individuos, y en muchos casos reducen los efectos de las circunstancias desfavorables.
  • Son como un escudo para quien parece sin esperanzas de superación por su alta exposición a factores de riego.

Los factores protectores, se pueden dividir en dos grupos:

  1. Externos: condiciones del medio que actúan reduciendo la probabilidad de daños: familia, apoyo de un adulto significativo o integración social y laboral.
  2. Internos: atributos de la propia persona como estima, seguridad, confianza en sí mismo, facilidad para comunicarse, empatía.

Los factores protectores son las “influencias que modifican, mejoran o alteran la respuesta de una persona a algún peligro”.

Los mecanismos protectores son tanto los recursos ambientales disponibles para las personas como las fuerzas que tienen para adaptarse al medio ambiente.

¿Qué tiene que ver con la resiliencia? Pues que la resiliencia es resultado de la interacción entre factores de riesgo, factores protectores y características de personalidad.

Algunos factores que promueven el comportamiento resiliente

  • Las características del temperamento: GENES.
  • Inteligencia y habilidad para la resolución de problemas.
  • Características de la familia (cohesión, ternura, preocupación por el bienestar).
  • Fuentes de apoyo externo: instituciones (escuelas, agencias sociales, iglesia).
  • Desarrollo de intereses y vínculos afectivos.
  • Apego parental.
  • Relación con pares.

La Resiliencia es parte del proceso evolutivo de cada individuo y debe ser promovida desde la niñez, con factores protectores que les permitan enfrentar las situaciones de adversidad.

Actividad Eléctrica Cerebral

Se puede detectar a los individuos resilientes estudiando patrones de actividad cerebral.

La resiliencia está influida por una auto-organización neural y psicológica.

  • En el aspecto cerebral los 2 hemisferios cerebrales están involucrados de manera diferente en la emoción.
  • El hemisferio izquierdo está asociado con emociones positivas y con conductas de aproximación.
  • El hemisferio derecho con emociones negativas y conductas de retirada.
  • Las emociones positivas y una buena habilidad de regular las emociones se han asociado con adaptación resiliente.
  • Estudios de niños que han sufrido abuso físico y sexual y quienes se reponen en base a su patrón de actividad cerebral. Los dos factores que predicen quiénes se superan, es el autocontrol emocional y patrón de actividad cerebral.

¿Cómo construir la resiliencia?

Establece relaciones:

  • Aceptar ayuda y apoyo de personas que te quieren y escuchan, fortalece la resiliencia.
  • Ayudar a otros que le necesitan también puede ser ayuda para ti.
  • Evita ver las crisis como obstáculos insuperables
  • No puedes evitar que ocurran eventos de mucha tensión, pero si puedes cambiar la manera como los interpretas y reacciona ante ellos.
  • Trata de mirar más allá del presente y piense que en el futuro las cosas mejorarán.
  • Acepta que el cambio es parte de la vida
  • Es posible que como resultado de una situación adversa no te sea posible alcanzar ciertas metas.
  • Aceptar las circunstancias que no puedes cambiar te puede ayudar a enfocarte en las circunstancias que si pueden alterar.
  • Muévete hacia tus metas
  • Desarrolla algunas metas realistas.
  • Haz algo regularmente que te permita moverte hacia tus metas, aunque te parezca que es un logro pequeño.
  • En vez de enfocarte en tareas que parece que no puedes lograr, pregúntate acerca de las cosas que puedes lograr hoy.
  • Lleva a cabo acciones decisivas
  • En situaciones adversas, actúa de la mejor manera que puedas.
  • Llevar a cabo acciones decisivas es mejor que ignorar los problemas y las tensiones, y desear que desaparezcan.
  • Busca oportunidades para descubrirte a ti mismo

Muchas veces como resultado de la lucha contra la adversidad, las personas pueden aprender algo sobre sí mismas y sentir que han crecido de alguna forma a nivel personal.

Muchas personas que han experimentado tragedias y situaciones difíciles, han expresado tener mejoría en el manejo de sus relaciones personales, un incremento en la fuerza personal aún cuando se sienten vulnerables.

Cultiva una visión positiva de ti mismo

Desarrolla la confianza en tu capacidad para resolver problemas y confiar en tus instintos, te va a ayudar a construir la resiliencia.

Mantén las cosas en perspectiva

Aún cuando te enfrentes a eventos muy dolorosos, trata de considerar la situación que te causa tensión y mantén una perspectiva a largo plazo.

Evita agrandar el evento fuera de su proporción.