¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Mario Guerra

¿Tu pareja niega que hay problemas?

Te decimos qué hacer cuando tu pareja está en una negación constante

Una buena relación no está exenta de conflictos. Ya hemos hablado de cómo las parejas que más duran y más felices son, son aquellas que aprenden cómo resolver los problemas de manera eficaz y no dejar que se hagan grandes.

Pero para resolver un conflicto de pareja, ambas partes tienen que actuar y eso se vuelve prácticamente imposible cuando uno de los dos niega que haya un problema.

¿Por qué tu pareja se pone a la defensiva cuando quieres hablar de los problemas o simplemente insiste en que “todo está bien” cuando tú sabes que no es así? Pero sobre todas las cosas ¿qué hacer si esto sucede?

¿Por qué alguien niega problemas evidentes?

La verdad es que a una persona sana no le gusta tener problemas o tener que pasar por el proceso de resolverlos. Pero cuando se le presentan, los afronta y se hace cargo.

La realidad es que las relaciones de pareja están basadas en gran medida en componentes emocionales más que racionales. Es verdad que el amor está presente, pero también están la vulnerabilidad, inseguridad, el miedo o el enojo.

Estas emociones nos hacen reaccionar impulsivamente en vez de responder racionalmente, en especial en momentos críticos, y se echan a andar mecanismos de defensa, a veces unos muy primitivos, donde la negación es el más básico de todos.

¿A quién se engaña?

Autoengaño

  • Esto sucede especialmente cuando la ansiedad se hace presente y la mente busca protegerse de sí misma disminuyendo la conciencia y negando la realidad para nosotros mismos.
  • No es que la persona mienta cuando dice que no pasa nada, es que tiene necesidad de creer eso y deja de percibir ciertos elementos.

Engaño al otro

  • En un sentido esto puede ser tóxico dependiendo de la intención.
  • Si se miente con la finalidad de sacar ventaja del otro, seguirle engañando en el futuro o por disfrutar de hacerlo, esa relación está condenada al fracaso. Por ejemplo esto lo puede hacer fácilmente un narcisista.
  • Si la verdad se oculta o distorsiona, pero la finalidad es no perder la relación de pareja, estamos muy probablemente ante una persona con un estilo de apego inseguro o ansioso. Este estilo de apego te lleva a preferir a estar con alguien sin importar si son felices o no, lo importante es que no te deje. es entonces que recurres a la mentira para lograrlo.

Evitación

  • En este caso la persona no quiere mentir, pero siente que no tiene los recursos para hacer frente a un conflicto que sabe que existe.
  • Entonces su actitud será de molestia, buscar posponer la conversación, dejar el problema para que mágicamente se resuelva, etc.
  • Esta actitud producto de una personalidad inmadura e involucra mucho de pensamiento mágico.

¿Pero que no hay problemas que es mejor no hablarlos?

  • Quizá no sea buena idea estar insistiendo sobre un problema del que ya se ha hablado y del que se ha encontrado una solución o estrategia razonable.
  • Como por ejemplo traer viejos problemas del pasado cada vez que te enojas o insistir con indirectas cuando ya se había acordado una aparente solución.
  • Más allá de esto, en general es necesario afrontar los conflictos, hablar de ellos y tratar de encontrar una solución.

¿Por qué mi pareja y yo resolvemos los problemas, pero ella insiste en ellos una y otra vez?

Amor + ansiedad = Mala combinación


En esta conducta puedes tener más que ver tú o tu pareja.

Cuando eres tú la causa:

  • Pregúntate si no presionaste para “resolver” o si en el pasado han llegado a acuerdos que tú acabas por no cumplir.
  • En el presente algo pasó de nuevo que le recordó aquello que en el pasado le lastimó y que muy probablemente es de la misma naturaleza (por ejemplo, le mentiste otra vez).

Cuando tu pareja es la causa

  • Probablemente aprendió ese estilo de relación conflictiva a lo largo de su vida.
  • Aún está muy resentida por lo que pasó y no ha podido elaborarlo. Quizá incluso desconfiada.
  • En realidad no estuvo de acuerdo con la solución, pero te dijo que sí lo estaba por “acabar” con el conflicto.

Esos comportamientos que arruinan una relación

¿De verdad es tan importante esto de reconocer y arreglar?

Si vamos a hablar de cifras, un estudio publicado en el año 2007 en el Family Journal, encuentra que en las parejas que prevalece la negación o el autoengaño, las tasas de infidelidad van del 26% al 70% en mujeres y del 33% al 75% en los hombres.

Como no atienden el problema, este se hace grande pero ni buscan solución, ni se dejan, porque “no pasa nada”.

¿Qué hacer para resolver un conflicto?

Reconozcan

Lo que pasó y lo que sienten con lo que ha pasado.

  • Aquí la honestidad y claridad es fundamental para que lo que sigue fluya mejor.
  • Si dices una sola mentira o distorsionas la verdad, tu pareja ya no sabrá qué más de lo que le has dicho o digas será o no verdad.
  • Sí, reconocer errores o faltas provoca sentimientos de culpa y vergüenza. Es inevitable que los sientas si eres una persona sana, pero es la manera de reparar una falta.

No se defiendan y justifiquen, pero tampoco ataquen de manera personal

  • Centrense en lo que pasó, no en el otro y lo que hizo.
  • No es lo mismo: “Eres un maldito mentiroso” a “No es la primera vez que me mientes y eso no me ayuda a confiar en ti”.
  • Asuman responsabilidad.
  • No es lo mismo “Pues te grité porque tú me haces enojar” a “Cuando me enojo pierdo el control de mis emociones y grito”

No trates de convencer a tu pareja de algo

  • Tu tarea es exponer tus argumentos, razones e intenciones y dejar que tu pareja decida qué hacer con ellos.
  • En este caso el historial de la relación que tengan se vuelve pieza clave.
  • Si insistes mucho para convencerla y lo permite, quedará insatisfecha con el acuerdo.

Valida los sentimientos y emociones de tu pareja

  • Lo peor que puedes decirle son cosas como “ya bájale”, “no es para tanto”, “eres muy sentida” o cosas por el estilo.
  • Sería mejor un “entiendo que si viste las cosas de esa manera estés tan molesto”.

Busquen soluciones, sin presionar o apresurar

  • Una buena negociación es la que nos da el mejor acuerdo posible para ambos, no el arreglo perfecto.
  • Muchos creen que deben arreglar todo conflicto antes de irse a la cama, pero esto no siempre es la mejor idea.
  • Muchos problemas no se van a solucionar en una noche y a veces conviene hablar durante varios días del tema con la cabeza más fría.
  • Pero siempre con la intención de llegar a un acuerdo honesto, que sea alcanzable, observable y razonablemente satisfactorio para ambos.

¿Eres evita-conflictos?

Conclusión

  • Aceptar la realidad a veces es algo incómodo o doloroso, pero es la puerta que empieza a establecer una relación más transparente y de confianza dentro de una relación.
  • Deja de defenderte o excusarte empezando con las cosas más simples y cotidianas. (llegar tarde, tener un olvido, no terminar a tiempo).
  • Si sientes que para ti es imposible o muy difícil decir la verdad, te dan un miedo muy grande las consecuencias o desde niños aprendiste a mentir para evitar consecuencias negativas, es buena idea que busques ayuda profesional.

 

Negar los problemas es negar la oportunidad a las soluciones.

Cargando