Escucha ahora

Noche W


W Radio

En Buena Onda

Paulina Greenham

Lunes a Viernes 16:00 p.m. - 18:00 p.m.

¿Sabías que las emociones reprimidas se convierten en enfermedades?

No todas las enfermedades son provocadas por cosas físicas, muchas veces nuestras mismas emociones son la causa de estas. Según un estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS), las enfermedades cuyos síntomas carecen de explicación médica son causa de conflictos emocionales.

Esto se debe a que nuestro cuerpo produce síntomas físicos en respuesta a nuestras emociones todo el tiempo. Existe una relación cuerpo-mente que refleja cómo las actitudes conflictivas, los temores y los sentimientos reprimidos pueden influir directamente en el organismo y su funcionamiento.

Este es un listado de los dolores más frecuentes y sus posibles causas emocionales:

  1. Cabeza: El estrangulamiento de las venas suele indicar una incapacidad para expresar nuestros sentimientos (amor, aceptación, ira, odio o rechazo).
  2. Cuello: Indica la imposibilidad de ver en todas direcciones: se trata de una visión muy rígida y limitada, que supone obstinación y una mentalidad estrecha.
  3. Espalda: Es un espacio donde dejamos todo lo que no queremos ver o mostrar a los demás, es el lugar en el que enterramos sentimientos y experiencias que nos han causado daño o confusión.
  4. Corazón: Como centro del amor y núcleo de nuestras emociones, se asocia a toda la gama de sentimientos.
  5. Pies: Indican un conflicto en la dirección y en la producción de movimiento, así como una falta de seguridad y estabilidad en nuestro entorno.
  6. Alergias: Tienden a indicar un nivel profundo de temor, un miedo a participar plenamente de la vida o a despojarse de las ayudas para ser autosuficientes.
  7. Hipertensión: La causa reside en un profundo temor y falta de confianza, la sensación de que corremos peligro constante y debemos estar alerta.
  8. Infecciones urinarias: Se debe a una falta de expresión de los sentimientos negativos que tienen que ver con las relaciones, un 80% de los casos se manifiestan en un momento de ruptura.