¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Lo que todo papá debe de saber sobre primeros auxilios

¿Sabrías qué hacer si alguno de tus hijos se atraganta, se fractura o se desmaya? Saber primeros auxilios puede salvar muchas vidas

Los accidentes son la segunda causa de muerte infantil en México entre niños de 0 a 4 años, el 60% de los casos ocurren en casa.

Los accidentes más frecuentes entre niños de 0 a 4 años son: ahogamiento, broncoaspiraciones con objetos, traumatismos producidos por caídas, quemaduras y electrocuciones que suman alrededor de mil 300 muertes al año.

El 70% ocurre a pocos metros o en presencia de los padres o cuidadores

Por cada 100 niños que nacen, dos mueren antes de cumplir un año por dificultades respiratorias.

¿Qué es RCP?

  • Significa reanimación cardiopulmonar.
  • Es un procedimiento de emergencia para salvar vidas que se utiliza cuando la persona ha dejado de respirar o el corazón ha cesado de palpitar.
  • Esto puede suceder después de una descarga eléctrica, un ataque cardíaco o ahogamiento.
  • La RCP combina respiración boca a boca y compresiones cardíacas.
  • La respiración boca a boca suministra oxígeno a los pulmones de la persona.
  • Las compresiones cardíacas mantienen la sangre oxigenada circulando hasta que se puedan restablecer la respiración y las palpitaciones cardíacas.
  • Se puede presentar daño permanente al cerebro o la muerte en cuestión de minutos si el flujo sanguíneo se detiene; por lo tanto, es MUY IMPORTANTE que se mantenga la circulación y la respiración hasta que llegue la ayuda médica capacitada.
  • Las técnicas de RCP varían ligeramente dependiendo de la edad o tamaño del paciente, incluso técnicas diferentes para adultos y niños de 9 años en adelante, niños de 1 a 8 años de edad, y bebés.

Tipos de reanimación cardiopulmonar

  1. RCP Básica: es la que debería conocer toda la población. La puede realizar cualquier persona y se realiza en los primeros minutos de una parada cardiorrespiratoria.
  2. RCP Avanzada: la lleva sólo personal capacitado y médico, requiere el uso efectivo de instrumental y farmacología médica. Solo las personas entrenadas están capacitadas para realizarla.

Cuándo practicar una RCP básica

Sólo se recomienda que realices la RCP básica si se cumplen las tres condiciones siguientes:

  • La respiración se ha detenido por completo.
  • Tras tomar el pulso, no hay señales de circulación y no responde a estímulos físicos.
  • Eres la persona más capacitada para realizar la reanimación cardiopulmonar en ese momento.

Qué no hacer

  • No interrumpir la técnica. Lo recomendable si hay más de un reanimador es que cambien cada dos minutos para evitar la fatiga.
  • Nunca abandonar a la víctima.
  • Es posible que la víctima haya vomitado, o se observe poca higiene bucal. En estos casos se continúa únicamente con las compresiones torácicas.
  • Si al realizar el boca a boca no entra todo el aire (puede ser que los labios no estén completamente sellados), no volver a realizarlo, seguir con el ritmo 30 compresiones – 2 ventilaciones.

RCP para niños

Aplicarla si tiene:

  • Pérdida de conocimiento
  • Paro respiratorio
  • Ausencia de signos de vida

Pasos a seguir

Si has verificado que el niño está inconsciente, colócalo boca arriba. Es importante evitar torcerle la cabeza y el cuello, ya que si el niño ha sufrido un accidente podría tener lesiones cervicales.

Abrir las vías respiratorias. Para la abertura de las vías respiratorias se realizará la maniobra frente-mentón destinada a facilitar la entrada de aire por la boca.

Para evitar que la lengua caiga hacia atrás, hay que levantar la barbilla con la cabeza fija y con una mano.

A la vez, con la otra mano inclinar la cabeza del niño hacia atrás empujando la frente hacia abajo con la otra mano.

En caso de presencia de un cuerpo extraño visiblemente y fácilmente extraíble en la boca, se intentará retirarlo con la punta de los dedos.

Valorar y comprobar la respiración del niño

  • Poner el oído cerca de la nariz y boca del niño y observar el tórax para comprobar si respira.
  • Si hay alguna duda actuaremos como si NO fuera normal.

Si el niño no respira

  • Abrir las vías aéreas.
  • Tapar la nariz del niño.
  • Inspirar profundamente.
  • Colocar nuestros labios alrededor de la boca del niño.
  • Hacer 5 insuflaciones de rescate (soplos) hasta comprobar que el tórax del niño se eleva.
  • Retirar la boca para tomar aire y observar que el tórax vuelve a bajar.
  • Entre cada insuflación debemos mantener la posición de la cabeza y las manos, pero debemos retirar la boca para facilitar la respiración.

Comprobar signos de vida

Para comprobar los signos de vida deberemos observar signos de tos, movimientos y/o respiración.

Si presenciamos signos de vida: seguir con la ventilación boca a boca a un ritmo de 20 por minuto hasta la llegada de los servicios de asistencia comprobando en cada momento su estado de respiración y los latidos de su corazón.

Si NO presenciamos signos de vida: si el niño sigue inconsciente, no respira, no se mueve o tiene mal color, son otros signos de que su corazón no late. Iniciaremos las compresiones torácicas.

Realizar las compresiones torácicas

El objetivo es comprimir el tórax contra la espalda de forma rítmica para conseguir que la sangre salga del corazón y circule por el cuerpo.

Coloca al niño boca arriba con las extremidades alineadas y sigue estos pasos:

  • Colocar el talón de la mano en el esternón, justo por debajo de los pezones, nunca en el extremo del esternón. En los niños menores de 1 año colocaremos 2 dedos, y en niños mayores de 8 años podemos utilizar las 2 manos.
  • Colocar la otra mano de manera que aguante la frente un poco inclinada hacia atrás.
  • Aplicar presión hacia abajo en el pecho del niño comprimiéndolo entre 1/3 y 1/2 de su profundidad.
  • Hacer 30 compresiones dejando que el pecho se eleve completamente. Deberemos hacer estas compresiones de forma rápida, fuerte y sin pausa.
  • A continuación hacer 2 insuflaciones más.
  • Continuar la RCP (30 compresiones cardíacas, seguidas de 2 insuflaciones y repetir).

Finalizar la RCP

  • Deberemos continuar combinando 30 compresiones torácicas con 2 ventilaciones hasta que:
  • Llegue la ayuda del profesional
  • La víctima recupere la respiración efectiva
  • Estemos exhaustos

Es importante recordar que no es recomendable realizar maniobras de reanimación con el lactante en brazos y en movimiento. Solo de forma excepcional, podemos movilizar al niño en caso de que nos desplacemos para solicitar ayuda y continuar las maniobras en el otro lugar.

¿Qué hacer en caso de atragantamiento?

El atragantamiento es la obstrucción de la vía aérea por un cuerpo sólido (alimento, dulces, juguetes pequeños).

Un niño que se está atragantando:

  • Se lleva las manos al cuello
  • Presenta cara de angustia
  • No puede respirar

El atragantamiento puede presentarse en dos modalidades: obstrucción parcial y obstrucción total

Obstrucción parcial

  • El niño emite sonidos al tratar de respirar o tose.
  • Si es el caso, debes motivar al niño para que siga tosiendo y nunca tratar de inhibir la tos.
  • Debes decirle con voz fuerte y segura a tu hijo: “tose, tose, tose”, además de pedirle que no se asuste.
  • Mientras el niño tosa quiere decir que puede respirar (con dificultad pero respira) y si respira, no se morirá.
  • De ninguna manera realices algún tipo de maniobra como la de Heimlich, ya que podrías provocar una obstrucción total.

En caso de una obstrucción parcial

  • No metas el dedo para tratar de extraer el cuerpo extraño (ya que podrías introducirlo más en lugar de sacarlo).
  • No le ofrezcas líquidos o alimentos sólidos (plátano, migajón, tortilla).
  • No le des golpes en la espalda o podría impactar más el cuerpo sólido.
  • No hagas que levante los brazos ni le jales las orejas, no le ayudarás de modo alguno.
  • No hagas que el niño vea hacia arriba (mirar el pajarito) ya que la vía aérea se abrirá más y el cuerpo sólido se introducirá todavía más hacia abajo.

Obstrucción total

Si la obstrucción es total se debe realizar la Maniobra de Heimlich

  • Colócate por atrás del niño. Si eres muy alta podrías colocarte apoyando una de tus rodillas en el piso para quedar al tamaño del niño.
  • Rodea con tus manos la cintura del niño.
  • Con el dedo medio de alguna de tus manos, colócalo exactamente sobre el ombligo y agrega el dedo índice.
  • Por arriba coloca la otra mano en forma de puño, aprisionando los dedos de la otra mano con el puño.
  • Ya que tienes colocado el puño en el lugar adecuado retira los dos dedos que sirvieron de referencia y abraza con esa mano al puño.
  • Realiza compresiones hacia adentro y hacia arriba las veces necesarias hasta que el niño arroje el cuerpo extraño o quede inconsciente. De hecho tienes de 30 a 40 segundos antes de que el niño pierda la consciencia.

Cargando