Escucha ahora

Noche W


W Radio

Martha Debayle en W

Martha Debayle

Lunes a Viernes 10:00 a.m. - 13:00 p.m.

Cómo inculcar la lectura en los niños

Aquí unos tips para que los críos no vean la lectura como una obligación y piensen en ella como algo placentero

  • En México, una persona lee en promedio 3 libros al año
  • De los 120 millones de habitantes en México, solo 5 millones son lectores habituales.
  • Además de eso, hay que mencionar el reducido número de librerías en el país, en la Ciudad de México tan solo hay 4 librerías por cada 100,000 habitantes.
  • En todo México existen apenas 1,198 librerías, una por cada 93,700 habitantes aproximadamente.

Principales razones por las que no se lee en México:

  • Falta de tiempo
  • Falta de interés, motivación o gusto por la lectura
  • Preferencia por realizar otras actividades
  • Por falta de dinero
  • No se desarrolló el hábito en la infancia
  • Por problemas de salud

8 beneficios de la lectura

  1. Estimula y aumenta la creatividad e imaginación.
  2. Potencia las habilidades sociales.
  3. Desarrolla la capacidad de expresión y oratoria.
  4. Activa la memoria a corto y largo plazo.
  5. Ayuda a prevenir algunas enfermedades neurodegenerativas.
  6. Ayuda a desarrollar un correcto uso del lenguaje.
  7. Nos volvemos más empáticos.
  8. Mejora la concentración y la atención.

10 tips para fomentar la lectura en los niños en México

1. Leer en familia

  • Cuando queremos acercar a los niños a la lectura es importante que los acompañemos en el proceso para darles el ejemplo.
  • Cuando los niños aún no saben leer, tú debes jugar el papel de “facilitador”, leyéndole las historias y haciéndole saber que vale la pena invertir tiempo leyendo.
  • Si tu crío ya sabe leer, puedes acompañarlo y dejar que él te lea.
  • Si como padres no somos lectores, compartir cuentos con nuestros hijos es un buen primer paso para adentrarnos en el mundo de la lectura.

2. Ser constantes

  • Para crear el hábito de la lectura en los niños, la constancia es crucial.
  • Todos los días debes dedicar un espacio a la lectura y dependiendo de la edad del niño, asignar la duración de este espacio.
  • Crea un ambiente relajado y agradable.

3. Organizarse

  • La lectura debe acercarse a los niños como algo que vale la pena realizar, no como una obligación.
  • Si no organizas un espacio para la lectura entre tus tiempos y los de tu hijo, muy probablemente, la idea de leer pase sin pena ni gloria.
  • Ayuda a tu hijo organizar su tiempo, y su biblioteca de cuentos, recuerda SIEMPRE hacer de la lectura una actividad divertida.

4. Permitir al niño elegir lo que quiere leer

  • Cuando los niños son pequeños, usualmente los padres son quienes eligen lo que se les leerá.
  • Sin embargo, es importante aprender a reconocer cuando un libro no le está gustando a tu hijo.
  • Puedes sugerir, mas no imponer, esto haría de la lectura una obligación.
  • Así mismo si el pequeño quiere leer repetidamente la misma historia, ¡déjalo!
  • La repetición es natural en ellos, de la misma manera que si de pronto ya no quiere leer un libro en particular, dale chance y ve con el siguiente título.

5. Utiliza libros que despierten la imaginación de tu crío

  • Es importante escoger libros que tengan ilustraciones grandes y coloridas.
  • De temas que sean atractivos y que permitan a tu hijo imaginar las cosas que lee o que incluso no está leyendo.
  • Su imaginación se encenderá, adquirirá conocimientos a través de las historias y su gusto por los libros ira incrementando.

6. Dramatizar los cuentos

  • Para hacer la lectura aún más divertida, dramatiza las historias, haz voces de acuerdo al personaje, cambia nombres de los personajes.
  • Haz que tu hijo participe de forma directa.
  • Incluso, si él ya conoce la historia, pídele que también actúe la misma, qué haga caras, voces, qué le cambiaría o agregaría a la historia.

7. Dar acceso a los libros visitando librerías, bibliotecas y usando opciones digitales

  • Para despertar el gusto en los niños por los libros es de vital importancia que tengan acceso a estos.
  • El visitar librerías, bibliotecas, ferias de libros, eventos de lectura y dando acceso a opciones digitales le hacen saber al niño que hay una gran variedad de libros que puede disfrutar, con lo que difícilmente se aburrirá o perderá el interés por la lectura.

8. Promover el hábito desde edades tempranas

  • Nunca es demasiado temprano para comenzar a leerle a un niño, inclusive desde que está en la panza de mamá.
  • Para cuando los bebés cumplen el primer año de vida ya han aprendido todos los sonidos necesarios para hablar su idioma, cuantas más historias se le lean, más expuesto estará a más palabras y tendrá mayor facilidad para hablar.

9. Saber qué leer, dependiendo de su edad

  • Debes saber qué tipo de materiales son adecuados para los niños dependiendo de su edad y su etapa lectora.
  • Puedes acercarte a bibliotecas y librerías para que te orienten y buscar guías.
  • Entre más sepas sobre ello, más opciones tendrás para buscar libros que les encanten y no les aburran.

10. Hacer de la lectura un juego

  • La lectura siempre debe ser vista como una actividad que vale la pena realizar, que es divertida, que no es por obligación, castigo o porque en la escuela lo mandan.
  • Si lo castigas o lo obligas a leer, crecerá pensando que la lectura es algo aburrido y poco deseable.
  • Haz que siempre disfruten de una buena historia.