Escucha ahora

Noche W


W Radio

Martha Debayle en W

Martha Debayle

Lunes a Viernes 10:00 a.m. - 13:00 p.m.

¿La belleza te da la felicidad?

Tú qué crees, ¿la belleza está en el interior? ¿Es una cosa física? Mario Guerra, el "Rockstar del Amor", resuelve todas estas dudas

¿Qué es la belleza y dónde está?

La palabra Belleza significa la cualidad de lo que es bello, considerando en primer orden a lo estético que es grato para los sentidos.

El Dr. Dale Archer, de la U, de Texas, afirma que la belleza está en el rostro (ganas de amar), mientras que el cuerpo lo que da son signos de salud y fertilidad (ganas de reproducirse).

Por eso se tiende a rechazar a la obesidad mórbida o a la anorexia cuando aparecen como rasgos físicos de poca salud, por ejemplo.

Especialmente lo simétrico y bien proporcionado del rostro es lo que lo hace ver bello.

Incluso los Doctores Raj Persaud y Peter Bruggen, ambos reconocidos investigadores británicos, afirman que los bebés incluso prefieren rostros más atractivos sobre los que no lo son.

¿Qué tan importante es la belleza física?

Eso depende mucho de si eres hombre o si eres mujer.

Por años distintos estudios afirmaban que las mujeres tendían a buscar hombres con alto estatus, mientras que los hombre prefieren más a las mujeres por su belleza.

Esta afirmación científica fue criticada por grupos (incluyendo otros científicos) que afirmaban que no es verdad, que hombres y mujeres valoramos por igual los mismos rasgos de atractivo cuando buscamos pareja.

Un estudio realizado en el 2013, por el Dr. Norman Ly y cols. y publicado en el Journal of Personality and Social Psychology se enfocó en tratar de dilucidar de una vez por todas la validez de esta afirmación. Se encontró que:

Cuando se trata de una pareja de largo plazo, los hombres tienden a evitar mujeres que consideran que están por abajo de la media promedio de belleza, mientras que las mujeres tienden a preferir hombres arriba de la media en el estatus social.

Cuando se trata de relaciones de corto plazo, tanto hombres como mujeren rechazan a personas de bajo atractivo físico, aunque en este caso el estatus social no fue tan importante para ningún sexo.

¿Es lo más bello siempre bueno?

Belleza y bondad no tienen una correlación directa por sí mismas. Más bien hay un sesgo cognitivo llamado el “Efecto Halo” que hace que sea más probable que pensemos que una persona es buena, inteligente o generosa, basándonos exclusivamente en una característica física que nos ha parecido atractiva.

¿Tiene ventajas ser bello?

Tiene ventajas:

El Dr. Daniel Hamermesh, de la U. de Texas en Austin, escribió en 2011 un libro titulado “Beauty pays” (la belleza paga) y en donde, tras distintos estudios encontró que si eres alguien bello:

Encuentras parejas de mejor estatus, más bellas también (la teoría del emparejamiento selectivo afirma que una persona busca a otra persona de su misma naturaleza (belleza), cultura y nivel de ingresos), los clientes prefieren vendedores mejor parecidos, se tiende a votar por candidatos más guapos y se prefieren a profesores y profesoras físicamente más atractivos. Incluso personas más bellas pueden recibir un mejor salario o ser promovidos con más facilidad (salvo que esa belleza sea vista como una amenaza para quien toma esas decisiones).

Tiene desventajas:

La autoestima no es directamente proporcional a la belleza física. Hay muchas personas atractivas que se ven a sí mismas como horrendas.

Una persona muy bella puede ver como una tragedia una arruga, una cana o un grano con el que el resto de nosotros podría convivir sin mayor apuro.

El Dr. Archer afirma que muchas personas tienden a pensar que alguien bello ha logrado cosas por su belleza y no por sus méritos o inteligencia, por lo que muchas veces obstaculizan su crecimiento o les ponen pruebas más duras.

Otro estudio publicado en el Journal of Positive Psychology y que se realizó entre modelos de revista, pasarela y catálogos encontró que:

“Estas personas sufren de distintos problemas de personalidad como que eran más suspicaces, inconformes, intensamente emotivos, inestables, egocéntricos y excéntricos”.

Claro, ese nivel de belleza representa entre el 1% y 2% de la población mundial. El resto somos más “normalitos”.

¿Pero no la belleza es relativa?

Definitivamente, pero sólo cuando se trata de decir quien es la persona más bella o la más fea de un grupo. En ese caso, las respuestas pueden ser variadas. Pero cuando se le pide a las personas decir de un grupo quienes son bellos y quienes feos, las respuestas son consistentes; es decir, que si tu ves guapo o feo a alguien, es muy probable que el resto del grupo tenga la misma percepción.

¿Y entonces la belleza da la felicidad o no?

Un estudio publicado en el Journal of Happiness Studies en el año 2016, afirma que:

Verte mejor no te hace más feliz, sino que ser más feliz hace que te quieras ver mejor y que te ocupes de tener una buena autoestima y un mejor arreglo personal.

Que si no fuiste afortunado en la lotería genética, ocuparte de tu salud física, mental y de tu aspecto son elementos que elevaran tu autoestima y puede ofrecerte los mismos efectos sociales positivos que obtienen los naturalmente atractivos.

Lo importante de la belleza no es cuanta tienes, sino que no permitas que esa característica sea lo único que te defina.