Coronavirus Covid-19

Los próximos 8 días serán críticos por COVID-19 en México: expertos UNAM

Las pruebas diagnósticas sirven para vigilar la epidemia, dar seguimiento a la propagación del virus en la comunidad, no para el manejo clínico.

Los próximos ocho o 10 días serán los más críticos y se deben extremar precauciones porque lo que las autoridades nos están pidiendo es quedarse todo en casa y este es el momento para que no nos contagiemos unos a otros, aseveró Mauricio Rodríguez Álvarez, vocero de la Comisión Universitaria para la Atención de la Emergencia del Coronavirus, creada por la UNAM.

En ese sentido es especialista de la UNAM remarcó que la historia sobre esta enfermedad se está escribiendo en estos momentos y que el conocimiento sobre ella se va modificando casi en tiempo real. Por ejemplo, hasta hace unas semanas se decía que las personas asintomáticas no contagiaban mucho, pero recientemente se publicaron dos artículos en los que se documenta que sí generan una transmisión importante del coronavirus.

“Pues resulta que los asintomáticos pueden tener un papel importante, y con mayor razón todos tenemos que guardarnos ahorita en casa porque si estuviste en contacto con un enfermo y estás como asintomático o como muy leve, pudieras contagiar a otros y amplificar la epidemia. El impacto de los asintomáticos de la epidemia en China fue muy alto”, aseveró vocero de la Comisión Universitaria para la Atención de la Emergencia del Coronavirus, creada por la UNAM.

Agregó que el distanciamiento social, aislar a los enfermos, proteger a grupos vulnerables y lavarnos las manos con frecuencia, son cuatro medidas con las que podemos cambiar el curso a la epidemia de COVID-19 en nuestro país.

Rodríguez Álvarez, académico de la Facultad de Medicina y especialista en microbiología, resaltó que las pruebas para detectar el SARS-Cov-2 no son la solución, sino quedarse en casa para evitar los contagios y no saturar los sistemas de salud.

Las pruebas diagnósticas sirven para vigilar la epidemia, dar seguimiento a la propagación del virus en la comunidad, no para el manejo clínico de los pacientes, explicó el universitario, en plena coincidencia con lo señalado en días pasados por Samuel Ponce de León, coordinador de la Comisión universitaria sobre el tema. Por ello, consideró Alvárez, “deben racionalizarse este tipo de pruebas, porque los reactivos e insumos están siendo demandados a nivel global, no sólo en México”.

En todo el mundo se hacen pruebas, y los insumos, equipos y líneas de producción relacionadas están saturados. Apostarle tanto a las pruebas no es correcto, es mejor racionalizarlas y usarlas con inteligencia, para que ayuden a vigilar la epidemia”, insistió.

“Entonces también apostarle tanta esperanza a las pruebas no es correcto porque mejor hay que racionalizarlas y hay que aprender a usarlas con mucha ainteligencia para que nos sigan ayudando a vigilar la epidemia”, alertó el vocero de la Comisión Universitaria para la Atención de la Emergencia del Coronavirus, creada por la UNAM.

Por último dijo que seguramente en un par de meses habrá resultados robustos y podremos tomar acciones sobre la marcha. Las medidas terapéuticas requieren soporte científico que documente la seguridad y eficacia antes de usarlos, pero todo apunta a que pueden servir, sólo hay que determinar en qué pacientes y en qué momento se pueden utilizar”, recalcó el especialista.

Cargando