VIOLENCIA DE GÉNERO

Los estereotipos con los que las mujeres lidian día a día

Desde la prehistoria la mujer parece ser utilizada según las necesidades sobre todo de los hombres

Lavar la ropa, trabajo de mujer, manejar un camión, es para hombres, cuidar a los niños es cosa de mujeres, manejar juntas de trabajo y ser los jefes, algo de hombres, ser capaz de preparar el desayuno, la comida, la cena, ayudar a la tarea y muchos etcéteras, se agregan a una lista que parece interminable y que se sigue poniendo como el deber ser de la mujer en la sociedad.

“Mi mujer ideal físicamente tendría que tener una mirada dulce la verdad, y pues bueno siempre es atractivo que una mujer se cuide, me encantan las mujeres cariñosas que son detallistas que entienden que uno como hombre gusta del cariño que las mujeres dan y en el aspecto intelectual bueno siempre será atractivo una mujer que pueda dar su punto de vista de cualquier tema, que tenga platica, yo no creo que tenga que ser necesario que una mujer escale a grandes puestos, y que tenga un éxito asombroso en su trabajo, siempre que una mujer esté satisfecha con lo que es y lo que tiene que tenga el gusto de disfrutar a su familia y compartir con los demás con sus hijos, sus padres y su pareja, ese sería para mi el rol de una mujer”, declara Irving Moctezuma.

Desde la prehistoria la mujer parece ser utilizada según las necesidades sobre todo de los hombres. Pasó de ser la responsable de procrear vida a ayudar a la siembra mientras los hombres cazaban, con el aumento de la población y la llegada del comercio, se encasilló a la mujer a cuidar de la familia y realizar labores domésticas y para algunas, la artesanía, a pesar del avance en la sociedad se impedía a la mujer acceder a la educación y a la religión y claro era políticamente incapaz de participar en la toma de decisiones.

“Soy escritora y coordino la colección Vindictas de la Dirección General de Publicaciones de la UNAM, cuando hablamos de roles de género nos referimos a todo aquello que se nos exige por el simple hecho de ser mujeres como la manera que nos vestimos, si enseñamos mucho, si nos tapamos demasiado, el número de parejas sexuales que podamos llegar a tener y un montón de decisiones que únicamente debería de concernirnos a nosotros y que sin embargo se ven cuestionadas con la sociedad incluso pues cuestiones relativas a nuestro cuerpo y la sexualidad y la apariencia por ejemplo la maternidad que se nos reproche por no tener hijos o tener muy pocos o por no cuidarlos bien o cuidarlos demasiado y los deberes del hogar”, dijo Ave Barrera.

Al necesitarse de manos con la llegada de la era industrial se permitió a la mujer trabajar en fábricas, claro con salarios muy por debajo a hombres. Fue hasta finales del siglo XIX que la mujer accedió a la educación incluso universitaria aunque con la Segunda Guerra Mundial nuevamente se necesitaron manos para la creación de Armas y material de guerra y las mujeres fueron tomadas en cuenta.

Sin embargo al terminar esta fue necesario regresar a las mujeres a su casa así que aunque surgieron aparatos electrodomésticos y hasta se creó un manual de la buena esposa marcando reglas como se tener lista la cena, lucir hermosa y delgada, ser dulce e interesante, hacer sentir a su esposo en el paraíso y minimizar el ruido. El fin de la guerra mundial significó por otro lado el surgimiento de movimientos feministas y en el siglo XX, comenzó el reconocimiento de la mujer como persona adulta en iguales condiciones que los hombres y aunque hay avances siguen los pendientes.

“Pero existen otras cuestiones más políticas que van no tanto a lo que se nos exige, sino a lo que no se nos permite hacer como mucho tiempo no dejaban votar a las mujeres y ahora que estamos luchando por el derecho al aborto... También están prohibiciones más sutiles que es lo que lo está mal visto el qué dirán porque lo que vamos a hacer la sociedad, nos lo va a reprochar la sociedad de alguna u otra manera”.

También están esas reglas que vienen con la edad.

“Mi nombre es Blanca Estela Santos, tengo 44 años y un tanto molesta de estar escuchando el ay ya tienes tantos años y no te has casado, cuando vas a tener hijos y por qué no haces esto y el otro y comentarios por parte de la familia, amigos, conocidos, en el trabajo entonces creo que eso sí llega a ser molesto, otro factor por lo que he recibido presión es el lugar donde vivo, recibes presiones por ser mujer, por donde vives, vivo en Tepito y es muy complicado sobre pasar eso porque creen que porque vives en Tepito tienes que ser de tal o cual manera o comportarte de tal o cual forma”.

Sin embargo hay mujeres que tienen claro qué es ser perfecta. Ella es la escritora y periodista Adriana del Moral:

“Creo que la mujer perfecta para mí es la mujer viva. La que sobrevive a este mundo que a veces está tan en contra que vivamos cuando era niña como recuerdo que mi familia me decía que las niñas no se enojan o no hacen tal o cual cosa, pero creo que mi mamá hizo un esfuerzo para criarme pensando que yo pudiera ser lo que quisiera ser”.

Y es que pareciera que es difícil comprender y aceptar que la mujer perfecta es aquella que puede ser feliz aunque a los demás no les gusten los motivos y las formas.

Cargando