Mexicanos crean biopiel a base de agave para tratar quemaduras

Mexicanos decidieron innovar en los tratamientos para quemaduras de segundo y tercer grado y así poder facilitar el proceso de recuperación

Un grupo de emprendedores mexicanos decidieron innovar en los tratamientos para quemaduras de segundo y tercer grado y así poder facilitar el proceso de recuperación.

Esta solución es a base de polisacáridos o azucares obtenidos del bagazo de agave azul. El desarrollo, en forma de parches micro porosos, se injerta sobre la piel quemada y permite el crecimiento de células del individuo afectado para así regenerar los tejidos dañados.

También te puede interesar: Científicos de la UNAM crean parche para regenerar piel de diabéticos

Michael Sullivan Barrera, director comercial de la empresa innovadora Bioimplants, explicó el procedimiento para elaborar los parches y aseguró que se puede utilizar casi en cualquier tipo de plantas.

Pero en el transcurso de la investigación se eligió el agave debido a sus características como la resistencia a altas temperaturas al momento de someter el producto a esterilización y la facultad de sus azúcares para mantener la humedad en la planta, la cual es endémica de zonas áridas y presenta las propiedades requeridas para el tratamiento de este tipo de heridas.

En cuestiones de fabricación el maestro en administración de negocios aseguró que de un cuarto de piña de agave azul se pueden obtener cerca de mil implantes dérmicos de cinco por siete centímetros.

También te puede interesar: Descubren virus que podría acabar con todos los tipos de cáncer

Para ello, la materia prima se reduce a un gel, posteriormente se somete a una deshidratación por liofilización y finalmente se obtiene la biopiel. Después de dicho proceso y sin añadir nada más, se obtiene un material micro poroso color carne que se puede moldear como se desee.

“Para pacientes con quemaduras se diseñan en forma de hojas de cinco por siete centímetros; sin embargo, según el tamaño de la herida pueden unirse una por una y ajustarse como se desea. El material simula una malla que al injertarse permite en ella el crecimiento de las células del paciente; al provenir del mismo ADN del individuo dañado, el tejido se regenera con un color similar al que siempre ha tenido”, subrayó Sullivan Barrera.

Cargando