Parásito vivió y devoró el cerebro de un hombre en China durante 15 años

El hombre comenzó a sufrir convulsiones desde que se infectó, los doctores lograron extraer el parásito de su cabeza

Tenia, el gusano parásito vivió y devoró el cerebro de un hombre por más de 15 años fue extirpado por cirujanos chinos.

El hombre sufría de episodios de convulsiones desde que se infectó comiendo caracoles mal cocidos.

El parásito lo tuvo más de 15 años en el cerebro / GETTYIMAGES

> También te puede interesar: IMSS amplía su horario y atenderá en fin de semana en el 2020

La infección por tenia ocurre cuando las personas comen carne cruda, poco cocida, o bien de peces de agua dulce, así como también al ingerir comida o agua contaminada.

Wang, el hombre la que extirparon este gusano parásito, fue operado a finales de octubre en un centro médico de la provincia china de Guangdong, encontrando un parásito vivo de 12 centímetros de largo que se estaba alimentando de sus tejidos desde hace 15 años.

> También te puede interesar: Leucemia, el cáncer silencioso; estos son los primeros síntomas

El neurocirujano Gu Youming, que se dice que dirigió la intervención, explicó que de no haber sido extirpado, el animal habría seguido comiendo masa cerebral.

De acuerdo con medios locales, los doctores aseguraban que tenían que retirar la tenia o parásito completo porque de no ser así, habría vuelto a crecer.

De no haberse retirado el parásito el hombre hubiera quedado paralizado o e incluso perder la vida.

El hombre sufría de episodios de convulsiones desde que se infectó comiendo caracoles / GETTYIMAGES

> También te puede interesar: Científicos de la UNAM crean parche para regenerar piel de diabéticos

Wang, el hombre afectado, dijo haber recordado que en el 2004 solía comer caracoles de río, lo cual era una acción muy común, pero un año después comenzó a tener náuseas, pinchazos en brazos y piernas e incluso convulsiones, pero fue hasta el 2018 que lo notificarón la infección parasitaria.

El parásito vivo que fue extraído durante la cirugía que duró más de dos horas, media 12 centrímetros de largo.

Regularmente estos parásitos se concentran en el intestino sin algún síntoma, pero pueden provocar dolor abdominal, diarrea e incluso pérdida de peso.

Cargando