Fallece Enriqueta Basilio, la primera mujer en prender un pebetero olímpico

“No sólo prendí el fuego olímpico, encendí el corazón de las mujeres”

Enriqueta Basilio, quien fue un símbolo del olimpismo mundial, falleció a los 71 años de edad este sábado 26 de octubre de 2019.

Basilio protagonizó un momento histórico en los Juegos Olímpicos al convertirse en la primera mujer en encender un pebetero en la justa de 1968.

'Juegos olímpicos 1968'. Un año para recordar

El Comité Olímpico Mexicano difundió la triste noticia a través de redes sociales:

“La Familia Olímpica mexicana lamenta el deceso de nuestra querida Enriqueta Basilio, emblema del olimpismo mundial al ser la primera mujer en prender un pebetero olímpico (Juegos Olímpicos México 68). Nuestra solidaridad a sus hijos, familiares y amigos en este difícil momento. QEPD.”

En aquella edición la atleta originaria de Baja California, con antorcha en mano, subió 90 escalones para prender la llama del Estadio Olímpico Universitario.

Fue un hecho histórico acompañado por la agitada fuerza de un movimiento a nivel mundial que comenzaba a defender los derechos de la mujer.

“No sólo prendí el fuego olímpico, encendí el corazón de las mujeres”, dijo en una entrevista a la Universidad Nacional Autónoma de México.

En 2013 Enriqueta Basilio encendió de nuevo el pebetero del Estadio Olímpico Universitario en una ceremonia previa al Maratón de la Ciudad de México / Cuartoscuro

Los Juegos Olímpicos de México 68 también fueron los primeros que tenían como sede un país latinoamericano.

Ambos hechos inéditos marcaban una nueva era en las Olimpiadas pues hasta entonces únicamente los hombres habían encendido el fuego olímpico y sólo en Europa, Japón y Estados Unidos se había realizado la justa olímpica.

Subastan antorcha de JO-México 68

“Me tocó ese privilegio, como mujer, como representante de la mujer mexicana, como la mujer del mundo”, expresó la atleta bajacaliforniana.

Enriqueta Basilio encendiendo la llama olímpica en México 68 / Cuartoscuro

La siguiente atleta que encendió un fuego olímpico fue Cathy Freeman en el 2000 para inaugurar los Juegos Olímpicos de Sídney. Además fue hasta la edición de Londres 2012 cuando las mujeres pudieron participar en todas las disciplinas.

Desafortunadamente Enriqueta Basilio aseveró que no pudo asistir a Múnich 72 por conflictos con las autoridades deportivas.

Cargando