Aprueban diputados que ningún funcionario gane más que el Presidente

El pleno de la Cámara de Diputados aprobó en lo general y en lo particular por una mayoría calificada, cambios a los artículos 116 y 127 de la Constitución que establecen que ningún servidor público del gobierno federal ganará más que el Presidente de la República.

Las disposiciones incluyen a los integrantes de los organismos autónomos como el INE, INAI, IFT, CNDH, etc. Así como funcionarios de los poderes estatales, municipales y de las alcaldías capitalinas quienes deberán obtener un ingreso adecuado, irrenunciable y proporcional al cargo que ocupen siempre y cuando no rebase el monto del jefe del Ejecutivo Federal.

La Presidenta de la Comisión de Puntos Constitucionales de la Cámara de Diputados, la morenista, Miroslava Carrillo, dejó claro que estos cambios permitirán fijar un límite o tope salarial, y evitar los exorbitantes ingresos que percibían los altos funcionarios, la llamada "burocracia dorada" que constituían no solo un dispendio, sino una ofensa para el resto de los empleados gubernamentales y los trabajadores en general, en un país con tanta pobreza como México.

"El modelo constitucional que se propone es gradual en cuanto a su regulación constitucional sobre las remuneraciones de los servidores públicos. Se establece con precisión que sus alcances abarcan a toda persona de derecho público, así como a todo órgano u organismos a los que la propia Constitución y las leyes les otorguen autonomía".

En tanto, los legisladores de oposición dijeron coincidir con acabar con los excesivos salarios de los funcionarios públicos, pero propusieron que una comisión plural establezca una tabla de remuneraciones muy precisa, como lo mandato el Poder Judicial y a partir de ahí normar criterios y fijar salarios.

El panista José Elías Lixa, propuso y se aprobó un artículo transitorio que establece que las nuevas disposiciones entren en vigor una vez que se cumpla la sentencia de la Suprema Corte de crear un mecanismo que fije con criterios objetivos el salario máximo del Presidente de la República.

"Obliguémonos, que este decreto entre en vigor una vez que hayamos dado cumplimento a la sentencia para fijar de una manera objetiva el salario del Presidente. De esa manera todos coincidiríamos en la forma en que debe instrumentarse esta reforma".

Otros legisladores cuestionaron que sea el Presidente la República quien pretenda determinar los ingresos de los demás, cuando es el Congreso es el que en todo caso debe determinar los salarios de los otros poderes.

La diputada del PRI, María Alemán, alertó que, con estos cambios, el Ejecutivo federal busca someter no solo políticamente sino hasta en el monto de sus ingresos a los órganos autónomos, sin una claridad de criterios.

"En este primero año de gobierno federal habido diversos e intensos intentos para lograr la subordinación de los órganos autónomos al proyecto político del Presidente. La ausencia de un criterio claro sobre el monto mensual de percepciones del Presidente y la obligación para todos los servidores públicos de acatarlo constituye otro paso en este sentido".

Los cambios ya fueron turnados al Senado para su revisión y una vez autorizados por la Cámara Alta se enviarán los congresos estatales.

 

Cargando