Aprueban diputados cambio de etiquetados de bebidas y alimentos envasados

El pleno de la Cámara de Diputados aprobó en lo general y en lo particular con 458 votos a favor, cero en contra y dos abstenciones, reformas a la Ley General de Salud que obliga a las empresas de alimentos y bebidas a colocar en las etiquetas de sus productos una advertencia a los consumidores en las que informe sobre el contenido de grasas saturadas, azucares y sal, además, de otros ingredientes que también signifiquen riesgo de contraer enfermedades como obesidad, sobrepeso, hipertensión, diabetes entra otras.

La minuta fue turnada al Senado de la República para los efectos correspondientes.

Con algunos matices los legisladores de todos los partidos expresaron su apoyo esta iniciativa, mostrando camisetas y pancartas alusivas al tema en tribuna, incluidos los del PAN que inicialmente se habían opuesto.

Y es que propuesta permitirá, de manera consciente, decidir si conviene o no consumir dichos productos, es decir, que las etiquetas además de estar al frente de los productos y no escondida con letras chiquitas brinden información del contenido de los productos, con lenguaje claro, que todos entiendan perfectamente, incluidos los niños que son los más afectados por la publicidad engañosa.

Ante las críticas a esta iniciativa por parte de las compañías de alimentos y bebidas, que consideran que estas reformas legales afectarán sus ventas y eliminará la competencia de los productos, el presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados, Mario Delgado aseguró, que esta iniciativa no busca perjudicar al sector privado, sino defender la salud de los mexicanos sobre todo de la niñez.

"Hoy vamos con el etiquetado frontal que es la advertencia sobre el alto contenido calórico, grasas, azúcar y sodio. Digo, ellos están en su derecho de promover sus productos y la población está en su derecho de conocer las propiedades nutrimentales de cada uno de los productos. Por eso digo que no va en contra de la industria, está a favor de que la gente sepa qué está consumiendo y el efecto que tiene en su salud, de eso se trata esta iniciativa y una información que sea de fácil acceso que todo mundo lo entienda".

De hecho, antes de que iniciar la discusión ante el pleno de la Cámara de Diputados, representantes de diversas organizaciones sociales que han impulsado esta añeja propuesta, demandaron a los legisladores no ceder ante las presiones de los grupos empresariales que se oponen a dicha iniciativa.

Ana Larrañaga, de la organización Contrapeso, pidió a los diputados aprobar este proyecto sin las modificaciones que pretende el sector industrial.

"Las organizaciones estamos pidiendo que se apruebe en sus términos, ya que sabemos que hay intentos de las industrias por modificar este dictamen y quitar la palabra "advertencia". Esto significaría, continuar con un etiquetado que no advierte a los consumidores, entonces estamos pidiendo que el dictamen se apruebe en sus términos".

Por su parte, Alejandro Calvillo, representante de la organización El Poder del Consumidor, consideró que los legisladores no deben perder esta oportunidad que desde hace años se había rechazado no solo por el Legislativo sino también por el Ejecutivo.

"Estamos en un momento donde el poder Ejecutivo ya no está controlado por estas grandes corporaciones, lo que queremos ver, y ahora es una gran oportunidad del poder Legislativo, realizar un cambio. En las dos legislaturas anteriores no se aprobó una solo inactiva para combatir la obesidad tan trascendente en el Congreso de nuestro país. Esta es la primera ocasión en la que se puede aprobar una medida como esta que debe ser acompañada por otras más".

Cabe mencionar que, el vicepresidente de la Mesa Directiva, el diputado panista, Marco Antonio Adame, pidió menos euforia por esta iniciativa y pensar también en las posibles afectaciones no solo a las empresas productoras de alimentos, sino también al sector azucarero del país que se verá mermado con esta medida.

 

Cargando