En el clásico de Honduras se desató la violencia

La policía pidió recompensa por los barristas provocadores

El futbol de Honduras se vio manchado por la violencia que se generó en un encuentro de futbol donde hubo tres muertos.

Incluso la policía hondureña ya pidió una recompensa de 14 mil dólares a los responsables que ocasionaron esta tragedia.

El conflicto inició debido a la suspensión del partido entre el Olimpia y Motagua, decisión que se tomó a partir de que algunos aficionados del equipo que fungía como local, es decir del Olimpia, lanzaron piedras al camión que transportaba a los jugadores del equipo rival, ocasionando heridas en ellos por los proyectiles lanzados y los vidrios que se rompieron.

Ante esto la violencia se trasladó al Estadio Nacional de Tegucigalpa, en donde se enfrentaron las barras de los equipos. La policía hizo todo lo posible por detener el caos, pero recurrieron a lanzar gas lacrimógeno, afectando tanto a niños como adultos.

 

 

Hasta el momento oficialmente se cuenta con 3 muertos y decenas de heridos que fueron victimas de la violencia injustificada, en un partido que en un principio apuntaba a ser una fiesta nacional pero que acabó en tragedia.

Cargando