El "hombre volador" logra en su segundo intento cruzar canal de la Mancha

La primera ocasión que lo intentó fue el 25 de julio pero no tuvo éxito, pues cayó al agua a la hora de reposar

Parece ser que Franky Zapata no se rindió, pues en su segundo intento ha cumplido su sueño de cruzar el canal de la Mancha montado en su tabla voladora. El piloto e inventor francés logró este 4 de agosto entrar en la historia de la aviación, después de que hace 110 años su compatriota Louis Blériot lo consiguiera en 1909 a bordo de su avión monoplano Blériot XI.

El hecho ocurrió por la mañana en la playa francesa de Sangatte, Zapata portada una vestimenta de color negro con rojo, casco y con el “Flyboard” atado de pies.

Cabe destacar que el hombre volador recorrió los 35 kilómetros que separan las costas de Francia y Reino Unido a unos 160/ 170 kilómetros por hora y a unos 15 – 20 metros de altitud, haciendo una escala a medio camino para reposar y cambiar la mochila donde llevaba el combustible.

La primera ocasión que lo intentó fue el 25 de julio pero no tuvo éxito, pues cayó al agua a la hora de reposar. Pero esta segunda ocasión no hubo ningún error pues logró posarse a mitad del recorrido sobre la plataforma montada sobre un barco y tras recoger otra mochila de keroseno emprendió de nuevo el vuelo rumbo a Inglaterra.

Según los datos del creador el “Flyboard Air”, es un vehículo autónomo sin alas propulsado por cinco pequeños motores a reacción y controlado por un acelerador de mano, puede volar a 190 kilómetros por hora. El único inconveniente es que solo tiene autonomía para unos diez minutos de vuelo, para hacer un recorrido más largo es necesario repostar a medio camino.

También te puede interesar: Sorprende"soldado volador" del ejército de Francia

"Veía Inglaterra que se iba acercando e intenté disfrutar para no pensar en el dolor. ¡Las piernas me quemaban!", aseguró Zapata, justo después de aterrizar, añadiendo que se trataba de un "trabajo de equipo".

Luego de haber concluido su invento con éxito, el hombre de 40 años piensa tomarse unas vacaciones, para regresar con todos los ánimos y terminar su “coche volador”.

Cargando