México no busca una guerra comercial: AMLO

Niega afectaciones económicas y promete convertir a México en potencia para evitar migración

No se ha tomado alguna decisión pero México no ha descartado acudir a instancias internacionales ante el anuncio del presidente Donald Trump de cobrar cinco por ciento de aranceles a todos los productos mexicanos que ingresen a su país, fue lo que afirmó el presidente Andrés Manuel López obrador quien reiteró su postura que sea a través del diálogo como se resuelvan las diferencias de política exterior.

En conferencia desde el Museo Naval México, de Veracruz, insistió que tiene plena confianza de que las reuniones que se llevan a cabo entre funcionarios mexicanos y de Estados Unidos pues afirmó a México no le interesa tener con Estados Unidos o con otros países, una guerra comercial.

“Estamos haciendo todo para que con el diálogo se logre un acuerdo no vamos a entrar a una guerra comercial a una guerra de aranceles, de impuestos, no queremos esa confrontación con Estados Unidos ni con ningún país si hiciera falta acudiríamos a tribunales internacionales como está contemplado en el Tratado de Libre Comercio y en los acuerdos de las organizaciones internacionales del comercio”.

El Primer Mandatario descartó conflictos económicos inmediatos pero dijo, México se prepara ante un eventual rechazo de Estados Unidos.

“No hay riesgos, no se produciría una crisis de ningún tipo ni siquiera de caja, tenemos una Hacienda pública fuerte… si lo puntualizamos uno diálogo para llegar a un acuerdo y que no se apliquen los impuestos a México, dos acudir a instancias internacionales de comercio la vía legal y tres un plan para impulsar nuestra economía y resistir estas decisiones, no creo que lleguemos hasta allá”.

A pesar de todo dijo, México seguirá trabajando por convertirse en una potencia a fin de que los mexicanos no tengan por necesidad que migrar otros países. López Obrador lamentó la postura de Estados Unidos ya que dijo se ha encarado el problema de migración correctamente a pesar que enfatizó México es sólo un país transitorio para miles de migrantes centroamericanos. Aunque dijo, que no intervendrá en asuntos internos de Estados Unidos, recordó que pronto vivirá un proceso de elecciones, e hizo una solicitud puntual.

“Sin meterme a la vida interna de Estados Unidos, allá hay elecciones, en el futuro… lo único que les pedimos de manera respetuosa es que no nos inmiscuyan en estos temas, que no es de urbanidad política, además no se puede utilizar a un país con propósitos electorales y con todo respeto decirles que eso no funciona… quien agarre esa bandera, le va a ir muy mal”.

Reiteró que aunque tenga el corazón caliente, mantendrá la cabeza fría porque la política dijo, es el equilibrio entre la pasión y la razón. El Jefe del Ejecutivo descartó por el momento la necesidad de acudir a Estados Unidos para tratar el tema.

“Encabeza la misión Marcelo Ebrard, la integra la Secretaria de Economía, Graciela Márquez, el negociador para el tema del tratado Jesús Seade, también está participando el jefe de la oficina de Presidencia, Alfonso Romo… creo que es muy buena la comisión, que son expertos, tienen muy buenas relaciones”.

Insistió en la necesidad que el asunto no afecte el diálogo en el Senado de la República para ratificar el Tratado Comercial ente México, Canadá y Estados Unidos y finalizó dando un anor y paz al presidente Donald Trump pues dijo, es necesario mantener la buena relación entre las naciones.

Cargando