Diputados aprueban eliminar "partida secreta" del Jefe del Ejecutivo

El pleno de la Cámara de Diputados aprobó por unanimidad de 437 votos, eliminar la llamada "partida secreta" del Presidente de la República, que se contemplaba en el Presupuesto de la Federación, con el fin para transparentar todos los recursos públicos y poner fin a los abusos discrecionales del Ejecutivo federal en este rubro.

En la sesión de este jueves, los legisladores reformaron el artículo 74 constitucional en materia de gasto público, para desmantelar esa partida que se supone servía para atender contingencias, pero que en realidad los Presidentes la utilizaban como una chequera personal, ofensiva e insultante, de miles de millones de pesos sin rendir cuentas a nadie.

El diputado del PRI, Fernando Galindo , dijo que esa partida ya se había dejado de usar desde el sexenio de Vicente Fox, pero es mejor eliminarla de la ley.

"Pero que quede bien claro, desde hace más de 15 años, ha habido una prohibición expresa dentro del decreto de Presupuesto de Egresos para utilizar una partida secreta. En teoría esta partida secreta, fue ideada para hacer frente a gastos contingentes y circunstancias no prevista dentro del Presupuesto de Egresos de la Federación".

Pero quien habló de los multimillonarios recursos económicos de que disponían los presidentes desde hace mas de 30 años, como Carlos Salinas de Gortari, fue el diputado morenista Pablo Gómez, quien presentó esta iniciativa de reforma constitucional.

"En 1989, primer año de Salinas, solo la partida secretara al margen de otros gastos que no eran tampoco trasparentes, era de 102 millones, la dejó en 190 millones de dólares. Había muchísimos otros gastos en el ramo 23 del Presupuesto, gigantescas sumas que llegaron a ser de más de 2 mil millones de dólares".

Por su parte, la presidenta de la Comisión de Puntos Constitucionales, Miroslava Carrillo, dejó claro que en el manejo del presupuesto debe haber total transparencia. Por ello, con esta reforma se eliminan los gastos discrecionales, pues no deben existir en ningún gobierno democrático.

 

Cargando