Procrastinar, el hábito de dejar las cosas para mañana y cómo evitarlo

Procrastinar, un hábito de dejar las cosas "para mañana" y cómo evitar los diferentes tipos, además de su impacto psicológico

Ciudad de México
México

Si eres de los que deja las cosas para mañana, no te espantes, tiene una explicación en la psicología y se llama procrastinar que puede reflejarse de diferentes maneras en nuestra actitud, aquí te diremos cómo evitarlo y cambiar esos hábitos.


¿Qué es procrastinar o la acción de dejar las cosas para después?

Entre los dichos populares queda aquí "No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy", es la explicación fácil de entender este problema. Ahora, preguntate ¿Has retrasado una visita pendiente? ¿Ir al dentista? ¿Asistir al gimnasio? o simplemente ¿Algo importante que dejaste para después?

Eso es procrastinar: Aplazar para después lo que tenemos qué hacer. En la RAE lo encontraremos con sinónimos de aplazar o diferir, pero además de aplazarlo, en el fondo sabes que es perjudicial para ti y esto generalmente genera ansiedad en las personas.

¿Cómo explica la psicología el hábito de dejar las cosas para después?

Para la ciencia también hay una explicación, pues en estudios recientes demuestran que esta actitud es un mecanismo de nuestro cerebro que está trabajando en su contra, llamado fenómeno de urgencia, donde las personas le dan respuesta a cosas menos relevantes, pero consideran importantes y no aquello que es realmente importante.

En psicología se considera a la proscrastinación un problema de regulación de emociones, ya que el estado de ánimo se modifica momentáneamente, pero las reacciones posteriores son peores pues genera las siguientes reacciones:

1. Estrés crónico

2. Angustia

3. Baja satisfacción con nuestra vida

4. Síntomas de depresión y ansiedad

5. Enfermedades crónicas

5 tips para dejar de postergar lo importante y empezar a trabajar

1) Si lo que vas a hacer te dilata menos de 2 minutos no lo planees, hazlo.

2) Conviértelo en una rutina, eso permite que no se planifique, pero que se vuelva parte de tu vida.Puedes irlo marcando cada día con una X en tu calendario sin romper la rutina.

3)  Si te metes en problemas de falta de tiempo por que a todo dices que sí, aprende a decir no. Eso dejará espacio para lo que realmente tienes qué hacer.

4) Analiza preguntándote, ¿Es importante? Una vez que detectes su nivel de relevancia, divídelas en pequeñas metas para poder alcanzarlas de la mejor manera.

5) Por último, evita distracciones cercanos como celular, televisión e incluso el acceso a internet para que únicamente te concentres en lo qué tienes que hacer.

Cargando