Gen mutante de una mujer sorprende a la ciencia

Jo Cameron es una de las dos personas que existen en el planeta que tienen este raro comportamiento y esto es debido a una rara mutación genética

Aunque parezca increíble, Jo Cameron solo puede darse cuenta que su piel se está quemando cuando empieza a oler el aroma de carne chamuscada.

Esto le ha pasado varias ocasiones cuando cocina en el horno de su casa.Tiene quemaduras en las manos y brazos.

Jo Cameron es una de las dos personas que existen en el planeta que tienen este raro comportamiento y esto es debido a una rara mutación genética.

BBC

Incluso aparte de no sentir dolor, tampoco siente ansiedad o temor.

Se pudo percatar de esto a sus 65 años, después de llegar al hospital con una mano rota le comentó a los doctores que no necesitaba anestesia.

Después de la operación, todavía sorprendió más a los médicos, pues les dijo que no iba a necesitar pastillas para el dolor, ya que no tenía ninguna clase de molestia.

El anestesista, Devjit Srivastava, le envío este caso a un grupo de genetistas de la Universidad de Londres para que analizarán la situación.

Luego de varios estudios, hallaron varias mutaciones genéticas que hacían que Cameron no sintiera dolor como la mayoría de las personas.

La mujer relató que los médicos al principio no le creyeron cuando les dijo que no iba a necesitar analgésicos, pensaron que era broma.

BBC

Cuando checaron su historial médico descubrieron que nunca había pedido analgésicos.

Cameron no se había puesto a pensar que algo andaba raro, hasta que los especialistas se lo cuestionaron, incluso en el parto tampoco tuvo dolor.

Otra de las cosas que presenta esta particular combinación de genes es que la hace olvidadiza y menos ansiosa.

También te puede interesar: Ella pensó que bebía vodka y cuando despertó perdió la vista

"No tengo adrenalina. Es necesaria, es parte de ser humano, pero no lo cambiaría" por nada.

"No tengo esa reacción. No es que sea más valiente que nadie, es simplemente que no siento miedo".

El caso de Jo Cameron fue publicado en la revista British Journal of Anesthesia y está escrito por el doctor Srivastava y el doctor James Cox, del University College de Londres.

"Las personas con la rara insensibilidad al dolor pueden ser valiosas para la investigación médica. Nos permiten aprender cómo sus mutaciones genéticas afectan a la forma en que experimentan dolor, por lo que animamos a cualquier persona que no experimente dolor a que se presente", explicó Cox.

"Esperamos que con el tiempo, nuestros hallazgos puedan contribuir a la investigación clínica para el dolor y la ansiedad postoperatorios, y potencialmente el dolor crónico, el estrés postraumático y la curación de heridas", apuntó.

Cargando