Discutir con hambre te pone más agresivo

Es más fácil que pierdas la cabeza si comienzas una discusión con el estómago vacío

Cualquiera que haya estado a dieta sabe que el hambre puede sacarte de tus casillas. ¿Pero por qué tener el estómago te hace enojar? Cuando tenemos poca energía nuestro cerebro no tiene tanto autocontrol, por lo que se desata la ira sin control.

El hecho de saltarse las comidas o reducir las calorías podría aumentar la agresión entre los matrimonios y noviazgos. “Si las parejas tienen algo de lo que hablar con su cónyuge, deberían hacerlo durante la cena, o mejor aún, después de la cena”, dijo Brad Bushman quien integró una investigación de la Universidad Estatal de Ohio.

> Una esposa regañona es bueno para la salud

Lo más grave es que esta reacción podría afectar nuestras relaciones como las de noviazgo o matrimonio. El estudio se realizó con 107 parejas casadas ¡usando muñecos vudú! Estos eran sustitutos de sus esposos o esposas y servían para conocer cómo se sentían enojados.

A las parejas se les midió la glucosa en la sangre como un termómetro de su hambre en la mañana y en la noche. También tenían alfileres con los que pinchaban los muñecos para expresar qué tan enojados estaban con sus cónyuges.

Los resultados fueron increíbles: aquellos que promediaron bajos niveles de glucosa picaron más del doble de veces las marionetas que aquellos con altos índices.

Es posible que las personas con niveles más altos de glucosa fueran más propensas a disculparse después de una comida.

> ¿Cómo mejorar tu relación contigo, tus hijos y tu pareja?

Un segundo experimento con otra dinámica distinta, pero midiendo los niveles de glucosa, volvió a lanzar los mismo resultados.

Cargando