Espía Rusa revela operaciones secretas y exhibe a Donald Trump

María Butina fue arrestada días después de que se procesaran a 13 agentes rusos por hakear a miembros del Partido Demócrata en las elecciones del 2016

María Butina, es la espía rusa de 30 años que se declaró culpable por conspirar contra Estados Unidos, luego de haber sido detenida el pasado 19 de julio antes intentar salir del país.

La Joven rusa que ingresó al país Norteamericano con una visa de estudiante el 2015,  fue acusada por ser agente encubierta y hoy es la primera persona que admite influenciar la política estadounidense al recoger información sobre las elecciones de 2016 en Washington.

En el caso de "Rusiagate", la pena de la agente infiltrada se reducirá a 5 años  por haber aceptado su responsabilidad, al admitir haber trabajado con el ex senador ruso y vice gobernador del Banco Centra Alexander Torshin, político y banquero importante entre Donald Trump y Vladímir Putin.

Aunque el presidente ruso Putin ha rechazado cualquier vínculo con Butina y la inteligencia de Moscú,  reconoció que sí trabajó para algunos senadores.

María Butina fue detenida bajo los cargos de conspirar para infiltrarse en el aparato político estadounidense, su objetivo: extraer información e influir en la toma de decisiones en el aparato nacional.

Su detención ocurrió posteriormente de que se procesaran a 12 agentes de la inteligencia rusa por hackear a miembros del Partido Demócrata durante las elecciones de Estados Unidos en 2016.

¿Quién es María Butina, la espía rusa?

María Butina es una mujer Rusa que aunque se tiene poca información, se sabe que nació en Siberia y a partir de 2013 estableció una relación amorosa con Paul Erickson, un político estadounidense republicano que en el 92 participó en las elecciones con Pat Buchanan.

Cuando ingresó al país, inmediatamente tuvo la mirada encima por los servicios de vigilancia por su relación con la Asociación Nacional del Rifle (NRA) al presentarse como una activista que defendía el derecho a portación de armas, de hecho en sus redes sociales se exhibía con armamento de diferentes calibres.

 

También te puede interesar: María Butina, la espía rusa en EEUU

 

Ante los avances tecnológicos, María Butina utilizó la estrategía de mujeres fatales por medio de la seducción a altos dirigentes políticos y tejió una red de influencias.

De cerca a Trump, en un acto de campaña en Nevada preguntó desde el público ¿Cuál es su postura respecto a las relaciones con Rusia?, a lo que el actual presidente estadounidense respondió que se llevaría bien con Putin.

Entre las figuras de influencia que mantuvo contacto son: el ex Presidente de la NRA, David Keene, y el ex candidato presidencial y gobernador de Wisconsin, Scott Walker, sus fotos la presentaban acompañada por Alexandre Torshin (quien es investigado por el FBI sobre la influencia del Gobierno ruso en las elecciones presidenciales de EEUU).

También se sabe que asistió a las reuniones de gala en Washington para celebrar la victoria de Trump. María Butina fue parte de la maniobra y pieza clave del espionaje ruso.

Noticias relacionadas

Cargando