¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

#MedioAmbiente

La Protección de los Océanos

El planeta alberga inmensos hábitats naturales que sustentan todo tipo de vida pero muchos de esos lugares y las especies que dependen de ellos, están en riesgo

El planeta alberga inmensos hábitats naturales de una gran diversidad que sustentan todo tipo de vida, sin embargo, muchos de esos lugares y las especies que dependen de ellos, están en riesgo. Para protegerlos de manera eficaz se requiere un esfuerzo generalizado y multinacional; por ello organismos internacionales como las Naciones Unidas han establecido objetivos concretos de conservación.

De acuerdo con la Base Mundial de Datos de la ONU sobre áreas protegidas; que contiene los registros enviados por los países sobre las áreas marinas protegidas, más de 15 mil 600 áreas resguardan más de 25 millones de kilómetros cuadrados (casi 9.7 millones de millas cuadradas) de océano. En otras palabras, casi el 7% de los océanos, una superficie del tamaño de Norteamérica, se encuentra bajo algún tipo de protección.

Pero en la realidad ¿Qué tan protegidas están estas áreas? El concepto “Área Marina Protegida” se ha convertido en un término que abarca muchos propósitos y que significa cosas diferentes para diversas personas.

 En el caso del Mar de Cortés, ¿Qué tan protegida está o debe estar el área y sobre todo su fauna? De acuerdo a datos de conservacionistas, en las aguas del Golfo de California habitan diversas especies endémicas que se encuentran en peligro de extinción como la vaquita marina y el pez Totoaba. Se han realizado estudios sobre la población de algunas especies que arrojan cifras alarmantes, siendo una las causas principales la pesca accidental, así como la sobrexplotación pesquera.

 

De acuerdo con el artículo “¿Cómo se pesca en México?”, elaborado por varios autores para datamares.org, el abulón y callo de hacha que en los 70’s se contaban por millones, hoy tienen población apenas de miles. Otro caso es el del tiburón: el Centro Interdisciplinario de Ciencias Marinas de La Paz advierte que su sobreexplotación está afectando la vida marina. Entre menos tiburones más depredadores, rompiendo así el delicado equilibrio ecológico de los mares.

 

¿Cómo es posible aprovechar el Pacífico sudcaliforniano sin afectarlo? Puede resultar, mientras se haga de manera responsable: respetando las vedas —como la del camarón, pepino de mar o pulpo—, apostando por formas específicas de pesca, así como en el rubro turístico; también respetando las cuotas de embarcaciones que pueden salir a visitar las loberas o los santuarios balleneros, no permitir la interacción con los animales; por ejemplo, tocar a las crías de ballena o focas, pero sobre todo siendo conscientes que la riqueza de la región está en sus ecosistemas.

 

México ha asumido los compromisos de Aichi del Convenio sobre la Diversidad Biológica de la ONU, que lo obligan a proteger, al menos, el 10% de la superficie marina nacional para el 2020. Por otro lado, también la ciencia y más allá de las metas de Aichi, ha considerado el imperativo de proteger 30% de la superficie marina del planeta con la finalidad de asegurar la integridad de los ecosistemas, la supervivencia de las especies y la recuperación de pesquerías hoy sobreexplotadas. No obstante, los desafíos continúan siendo considerables, debido a las graves limitaciones institucionales de nuestro país, así como la poca capacidad de las autoridades en cuanto a vigilancia y aplicación de la ley.

Cargando