¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

@WRADIOMEXICO

El Acuario del Mundo: El Mar de Cortés

Se ubica en la costa Oeste de México entre la Península de Baja California y la parte continental del país. Alberga más de 800 especies de peces, 90 de ellas endémicas

El Mar de Cortés o Golfo de California; se ubica en la costa Oeste de México entre la Península de Baja California y la parte continental del país y abarca los estados de Baja California, Baja California Sur, Sonora, Sinaloa y Nayarit.

Refugio de una tercera parte de los mamíferos marinos del mundo y de un tercio de los cetáceos, “El Acuario del Mundo”, descrito así por Jacques-Yves Cousteau, alberga más de 800 especies de peces, 90 de ellas endémicas; es decir, que sólo se encuentran en el Golfo.

Sus más de 300 estuarios y humedales que albergan una rica comunidad de especies animales y vegetales son parte importante para todo el ecosistema marino en el Golfo, pues generan una gran cantidad de nutrientes y proporcionan áreas de reproducción y crecimiento para incontables organismos vivos.

 En 2005 el Mar de Cortés fue declarado por la Unesco Patrimonio Mundial Natural con nueve áreas protegidas:

Alto Golfo de California y Delta del Río Colorado, Isla San Pedro Mártir, El Vizcaíno, Islas Marías, Bahía de Loreto, Cabo Pulmo, Isla Isabel, Islas del Golfo de California, Cabo San Lucas.

La enorme diversidad y abundancia de especies en el Golfo de California lo convierten en un lugar valioso para el sector pesquero y turístico; una industria que va en constante aumento, además de la llamada pesca artesanal, pescadores ribereños o artesanales quienes por generaciones y generaciones han encontrado en el mar su principal fuente de sustento; lograr el balance para satisfacer las necesidades de cada sector lo convierte en un desafío constante.

 

El reto entre conservación y pesca no es un asunto de ahora, sino de muchos años atrás; este majestuoso mar de una riqueza inigualable. Desde arrecifes llenos de coloridos, aguas azules y profundas donde especies como calamares, tiburones o mantas gigantes nadan en busca de alimento, así como las nuevas generaciones de ballenas que nacen en el territorio; playas a las que año con año arriban miles de tortugas marinas; se ven comprometidas debido a los serios niveles de sobreexplotación de la zona.

 

La pesca es una actividad esencial en el Mar de Cortés por su relevancia económica, social y cultural. No obstante, es primordial trabajar no sólo para mantener este estado de cosas, sino para recuperar las poblaciones que han sido afectadas en exceso.

 

Es fundamental aumentar la vigilancia para disminuir la pesca ilegal; las comunidades pesqueras deben respetar las regulaciones y además llevar a cabo registros confiables de las capturas.

 

El problema no es nuevo y en décadas pasadas la falta de regulación ocasionó que la totoaba, la tortuga y los tiburones fueran capturados a tal nivel que el gobierno federal tuvo que aplicar fuertes regulaciones e incluso llegar a la veda total. Otro agente que favorece la sobrepesca es la falta de información precisa sobre las capturas, que no permite estimar el nivel adecuado de explotación de las especies.

 

Un gran reto de conservación para continuar en la medida de lo posible con el resguardo de las especies, en especial de aquellas en vías de extinción.

 

Cargando