¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

@WRADIOMEXICO

La riqueza del Pacífico Sudcaliforniano de Guerrero Negro a Los Cabos

El Océano Pacífico es el mayor cuerpo de agua del planeta formado por 160 millones de kilómetros cuadrados

El Océano Pacífico es el mayor cuerpo de agua del planeta. Formado por 160 millones de kilómetros cuadrados, ocupa la tercera parte de este y recorre las costas del Ártico, la Antártida, Asia, Oceanía y América; además rodea la península de Baja California. Y es justo en esa pequeña parte del Pacífico que toca la península, en donde se alberga una enorme riqueza natural.

Desde Guerrero Negro a Cabo San Lucas, se encuentran diversos hábitats que son hogar de cientos de especies, algunas de ellas endémicas, que solo viven en esta región del globo. También suelen ser el área de reproducción y alumbramiento de muchas, tal como es el caso de la ballena gris, que llega a dicha área después de recorrer alrededor 8,000 kilómetros desde Alaska; el tiburón blanco, que establece aquí una especie de guardería para los ejemplares más jóvenes, o las loberas, como son conocidas las colonias de focas y lobos marinos.

Esta enorme biodiversidad sudcaliforniana, es posible gracias al punto geográfico en que se localiza México. Punto, en que se unen las aguas frías y ricas en nutrientes del norte, con las aguas cálidas del sur, encuentro que genera las condiciones ideales para que se presente esta gran diversidad de fauna.

La mayor extensión de litoral en México, se encuentra en Baja California Sur, 1,400 kilómetros que dan hacia el Océano Pacífico y 2,230 que recorren el Mar de Cortés, zona que el mismo Jaques Cousteau llamó “el Acuario del Mundo”.

En el norte del estado, se localiza Guerrero Negro, lugar en el que se ubica la mayor salinera del mundo. Cerca de ahí está la Laguna Ojo de Liebre, famosa alrededor del planeta por ser el lugar de reproducción e hibernación de la ballena gris, además de ser el sitio del que dependen otras especies como el león marino de California, el elefante marino del norte, la foca común, la ballena azul, aves y diversos tipos de tortugas. Gracias a la diversidad de ecosistemas que posee, la UNESCO la declaró como Patrimonio de la Humanidad. Sin embargo, este lugar de riqueza incalculable, santuario de animales marinos y aves, es parte de una reserva natural que corre el riesgo de perderse.

La principal amenaza que enfrenta, es la sobreexplotación pesquera, la cual ha llevado a que especies que se contaban por millones de ejemplares, hayan pasado a tener algunos miles únicamente.

Lo bueno es que aún es posible aprovechar las riquezas del Pacífico sudcaliforniano. Si se pretende mantener la belleza y diversidad de estas zonas, es necesario hacer uso de sus recursos sin afectar su ecosistema. De ahí, la importancia de hacerlo de manera responsable, respetando las vedas, las leyes y estatutos establecidos. Esto no es suficiente, también se deben encontrar nuevas formas de turismo que no alteren el equilibro natural. Solo entonces, podremos seguir disfrutando de los grandes tesoros de los mares sudcalifornianos.

Cargando