¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

¿Qué sigue para los niños rescatados de una cueva en Tailandia?

Expertos han sacado de la cueva a 8 menores y este martes podrían rescatar al resto.

 Entre este martes y miércoles podría concluir el rescate de los integrantes del equipo de futbol "Los jabalíes" y su entrenador, quienes quedaron atrapados desde el pasado 23 de junio en la cueva de Tham Luan Nang Non Non, en Tailandia.

 

En dos incursiones, un grupo de 13 buzos extranjeros y cinco tailandeses - de un total de 100 voluntarios que acudieron de todas parte del mundo - han logrado rescatar a ocho de los menores que tienen entre 11 y 16 años de edad, como reportó en su sitio el equipo de la fuerza especial SEAL de la Armada tailandesa.

 

Al interior de la caverna inundada por las fuertes lluvias continúan 4 menores y su entrenador, de 25 años de edad. Los niños que ya han sido rescatados, de quienes no se han revelado sus nombre, fueron trasladados a un hospital en la ciudad de Chiang Rai donde podrían cumplir una cuarentena antes de encontrarse con sus familiares.

 

Hasta ahora se desconoce el impacto emocional que tendrá esta experiencia para los menores, quienes pasaron dos semanas en completa oscuridad y prácticamente sin alimento.

 

Aunque el gobierno de Tailandia adelantó que a los menores y su entrenador se les brindará apoyo psiquiátrico, luego de un evento de esta magnitud podrían sufrir estrés postraumático que se manifiesta con dolores de cabeza, pesadillas, irritabilidad entre otros síntomas.

 

El caso de Chile

 

Este caso ha hecho recordar otros como el ocurrido en 2010 en Chile, donde un derrumbe dejó a 33 mineros atrapados a 720 metros de profundidad en  la mina San José, en la región de Atacama.


Aunque se logró sacar a la superficie con éxito a todos durante el rescate que duró 69 días, muchos de los mineros sufrieron estrés postraumático, lo que dificultó el retorno a su vida normal.

 

Sin embargo, uno de los mineros rescatados opina que las expectativas de los integrantes del equipo de futbol 'Los jabalíes' son muy positivas, a pesar que "está claro que  estos niños no van a ser unos niños comunes y corrientes", señaló.

 

Se trata de Mario Sepúlveda, quien aseguró en entrevista con la agencia dpa que las autoridades tailandesas han hecho un buen trabajo al no sobreexponer a los niños ante los medios de comunicación.

 

El ex minero, quien ahora se dedica a dar charlas motivacionales, destacó este hecho al compararlo con la experiencia que tuvo su grupo tras ser rescatados de la mina san José.

 

"Siempre pensé que cuando nos rescataran, nos iban a llevar al hospital, nos iban a sanar, nos iban a preparar para enfrentar todas estas situaciones, pero no fue así. Sin embargo, el problema fue que las familias presionaron mucho, demasiado. Hubo terceras personas con algunos intereses que también influyeron en las opiniones de muchos compañeros y eso a nosotros nos pasó la cuenta", explicó.

 

Para Sepúlveda, las únicas similitudes entre el caso de los jóvenes tailandeses y el de los 33 mineros atrapados en la mina del desierto de Atacama es el encierro y la oscuridad:

 

"Ellos son niños y nosotros adultos. Ellos son 13 y nosotros 33. Ellos están en un lugar muy reducido, con agua, nosotros estábamos en un lugar muy profundo, donde hay sequía. Estábamos sin comida. A ellos los encontraron rápidamente a nosotros no. Estuvimos 17 días aislados. Estábamos muy mal físicamente, por lo tanto hubo un trabajo muy importante de parte de los profesionales, de los psicólogos, de los siquiatras, de los rescatistas", destacó.

 

Y agrega una ventaja del equipo de fútbol tailandés: "Ellos, como niños, están menos contaminados que los adultos, en el sentido de que están en una etapa muy bonita de su vida, de que fueron llamados para representar un equipo de fútbol, de que están todos por una causa. Nosotros, en cambio, teníamos distinciones con respecto a nuestros trabajos. Uno era operador, otro eléctrico, otro mecánico. Uno quiere ser mejor que el otro, y empiezan los típicos egos".

 

 

 

 

 

 

 

 

Cargando