¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Coreanos, son más mexicanos en el fut, "¡Mechico!", "¡Mechico!", dicen

En el México-Corea, los asiáticos están con la Selección Nacional

A unas horas de partido México- Corea del Sur en la justa mundialista de Rusia, el pretexto del balón me llevo a recorrer el barrio coreano, en la Zona Rosa de la Ciudad de México, los aromas del remen o esa deliciosa salsa Kimchi a la que uno no se puede resistir, son clave para entrar en platica con los coreanos que suelen ser muy, pero muy, reservados.

Esta vez es Rusia la que nos pone como equipos rivales, pero hace 20 años en el mundial de Francia 98, México y Corea del Sur se vieron las caras, cuando los mexicanos derrotaron 3-1 a los asiáticos, es un duelo que no olvidan y si le sumamos el histórico triunfo de México frente al campeón Alemania, hace una semana, prácticamente muchos coreanos se dan por perdidos.

En este recorrido por las calles de Hamburgo y Florencia, me encontré a Jin, una mujer coreana que está casada con un mexicano y después de diez años de vivir en tierra azteca, ya siente que ama a este país, está segura de que México triunfará frente a Corea, hasta le echa porra y se escucha un “¡mechico!,¡mechico!”.

Marcos, ingeniero en sistemas, salió de su oficina para fumar un cigarro y considera que aunque el delantero coreano, Son Heung-Min o el guardameta Kim Jin-Hyeon, son bueno pero no están a la altura de los mexicanos que fueron catapultados con el golazo del Chucky Lozano frente a Alemania en el primer partido del grupo F.

Se estima que en México hay unos 15 mil coreano, la mayoría en Polanco, Santa Fe, en Tepito y la Zona Rosa donde han echado raíces con infinidad de comercios, desde estéticas, cafeterías, restaurantes, abarrotes, tiendas de ropa y accesorios, sin dejar de mencionar el imperio Samsung.

Expectativa y emoción irradian muchas empleadas mexicanas en los negocios coreanos del barrio por el juego de este sábado. Los patrones, dicen, son “buena onda” pero esto será un mano a mano entre trabajadoras y jefes a quienes, aseguran, les ganarán.

Un grupo de jóvenes coreanos, rehusándose a hablar cuando salían del Koffee Kkot, uno de los restaurantes coreanos más concurridos, muy tímidamente dijeron que ganará su país.

Rivales en el fut, pero amigos en el día a día, la mayoría de los coreanos que habitan en la capital mexicana se sienten felices en esta tierra, dijeron, mientras yo le daba una probadita al saju, el legendario destilado de arroz típico de Corea.

Así, este paseo por el barrio coreano, donde no sabemos si este arroz ya se coció o ya se batió.

Cargando