Nuevo formato, pocas propuestas

Este domingo se enfrentaron los cuatro candidatos a la presidencia de México, en la Universidad Autónoma de Baja California, en Tijuana.

Las preguntas del público y los atacantes entre los dos punteros en la contienda presidencial, marcaron el segundo debate presidencial celebrado esta noche en Tijuana, Baja California.

La relación con Estados Unidos, Donald Trump, la defensa de los migrantes y el temas de las drogas, dominaron la discusión que se extendió por más de dos horas, a pesar del ajuste de tiempo anunciado tras la renuncia de Margarita Zavala a la contienda.

La interacción entre los ciudadanos invitados, los moderadores y los candidatos no fueron suficientes para sacar propuestas concretas de quienes buscan gobernar el país. En cambio, fueron las ocurrencias, las que se llevaron parte de la noche.

Una y otra vez, Ricardo Anaya se lanzó contra López Obrador, quien no cambió su discurso a la hora de responder.

El tabasqueño reiteró que la mejor política exterior es la política interior y que la clave de una buena estrategia internacional, pasa por el combate a la corrupción. López Obrador también se dio tiempo de hacer chistes como el de "voy a cuidar mi cartera" al ser confrontado por el panista en una de sus intervenciones.

El TLC y sobre todo la postura de los aspirantes frente al presidente norteamericano Donald Trump ocuparon gran parte del tiempo del debate.

Jaime Rodríguez se mantuvo en su estilo, advirtió que la politica fronteriza debe pasar por limpiar las aduanas nacionales.

Jose Antonio Meade defendió su papel como ex secretario de Hacienda y de Relaciones Exteriores.  Habló de seguridad, del apoyo a los migrantes y de fortalecer la seguridad en la frontera.

Al final es difícil dar un ganador. El experimento funcionó, aunque los candidatos siguen quedando a deber.

Cargando