¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Ningún candidato puede usar la contienda para lavar sus culpas o dinero: Meade

El festejo histórico del PRI pareció un acto más de campaña por parte de su candidato presidencial

Con la ausencia del presidente Enrique Peña Nieto, este domingo el Partido Revolucionario Institucional (PRI) celebró el 89 aniversario de su fundación, teniendo como figura principal y único orador a un político no priista, su candidato presidencial José Antonio Meade Kuribreña, quien convirtió el histórico festejo en lo que pareció un acto más de campaña.

Entre mariachis, una estruendosa batucada y cientos de militantes de base reunidos en la zona del estacionamiento de su sede nacional, aseguró que el PRI ha aprendió de sus errores, pero está decidido a no volver a tropezar con la misma piedra.

"En el juicio histórico del PRI se aprecian grandes aciertos y también errores. Hoy sabemos cuándo nos equivocamos, dónde perdimos rumbo, qué decisiones implicaron costos para el país y para el partido, y cuáles, al dejarlas de tomar, pusieron en riesgo la estabilidad y el crecimiento. Porque conocemos y reconocemos políticas equivocadas, estamos decididos a impedir que el país vuelva a tropezar".

Ante secretarios de Estado, exlíderes priistas, legisladores, gobernadores e integrantes de su equipo de campaña, reconoció la inconformidad social por la inseguridad y corrupción.

José Antonio Meade recordó algunas frases de Luis Donaldo Colosio como aquella de que aún ve a "un México con hambre y sed de justicia", incluso, pareció deslindarse de los priistas que han incurrido en corruptelas .

"Hay en México legitimas expresiones de enojo y decepción, un fundado reclamo, malestar, indignación por la inseguridad y la violencia, por la impunidad y la corrupción. Ellos y yo como nadie repudian la corrupción y exige que se castigue a quienes han violado la ley, sean del partido que sean. Pintamos nuestra raya con los que se han aprovechado para llenar sus bolsillos a costa del esfuerzo de los demás".

El aspirante presidencial del PRI aprovechó para lanzarse contra sus adversarios, Ricardo Anaya y Andrés Manuel López Obrador, sobre todo contra el panista aunque no mencionó sus nombres.

"Ningún candidato puede usar la contienda para lavar sus culpas y su dinero, no hay cortina de humo que valga, el que la hace debe pagarla. Y exigimos castigo a los que incumplen la ley.

Meade también hizo alusión, al candidato presidencial del partido Morena, al sostener que México no quiere una aventura política ni saltos al vacío.

"No vamos a permitir que regrese un México de caudillos ni de mesías", dijo.

Reiteró que él es un candidato ciudadano con una trayectoria limpia, con vocación de servicio y con un profundo amor a México, que no promueve odio, sino respeto, que no alienta la división , sino la unidad, porque no cree en los extremos que polarizan.

"México pierde al dar amnistía y fuero a los criminales que han sembrado el dolor en tantos hogares; ganamos al quitar las armas, el dinero y los bienes; ganamos al meterlos a la cárcel. Perder es permitir que se lleve a la bancarrota al país, ganar es construir un gobierno a la medida de las necesidades de cada quien. Hagamos de este aniversario la antesala de la gran victoria electoral".

José Antonio Meade, propuso una nueva etapa para el PRI, mediante cuatro compromisos claros:

Primero: un compromiso con la ley, el orden y la seguridad. Segundo: un compromiso con las familias y las mujeres, donde la prioridad será la economía familiar. Tercero: un compromiso con el talento de cada mexicano. Y cuarto: un compromiso para tener un gobierno a la medida de cada quien.

Acompañado de su esposa, Juana Cuevas y de su padre, Dionisio Meade, el candidato del tricolor, concluyó su discurso de 25 minutos con una arenga: ¡Viene lo mejor con yo mero y vamos a ganar!.

Cargando